+34 962283650 Calle Portal de San Miguel, 15 bajo

Buscar en la web

Registrar
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme
Alumnos de Cedesna
  • Página:
  • 1
  • 2
  • 3

TEMA:

Osteopatía Craneal 8 años 3 meses antes #44

  • Cedesna
  • Avatar de Cedesna Autor del tema
  • Fuera de línea
  • Administrador
  • Administrador
  • Administrador
  • Mensajes: 14
  • Gracias recibidas: 1
Osteopatía craneal
Cedesna - Xátiva y Valencia

Movimiento craneal 8 años 3 meses antes #46

Osteopatía Craneal y su movimiento
En este artículo hay unas cuantas diferentes hipótesis de la existencia del MRP. Algunas son:
1. EL MECANISMO DE RESPIRACIÓN PRIMARIA (MRP) descubierta y estudiada por W.G Sutherland comprende los siguientes fenómenos:
• Movimientos propios del cerebro y de la médula espinal
• Fluctuación de líquido cefalorraquídeo (LCR).
• Movilidad de las membranas intracraneales e intraespinales.
• Movilidad de los huesos del cráneo.
• Movilidad involuntaria del sacro entre los huesos ilíacos.
2. Los movimientos son generado por el diafragma y la respiración costal (Greenman, 1970)
3. La tensión de las fascias insertándose en el cráneo y los fuerzas de los músculos extracraneales (Becker, 1977)
4. La velocidad del LCR es tan lento que no puede ser el motor del MRP (Hernion, 1986)
5. El conjunto de los ritmos cardíacos, vasculares, linfático, respiratorio es el motor del MRP (Norton, 1991)

En la osteopatía cráneosacral trabajamos con las meninges, cuales protegen y contienen el LCR, producido por gran parte en los plexos coroides de los cuatro ventrículos cerebrales, sobre todo los laterales, a donde empieza la circulación hacia el tercer ventrículo hasta el cuarto ventrículo. Desde allí fluye vía el espacio subaracnoideo (que rodea todo el encéfalo y la médula espinal) a través las superficies de las múltiples granulaciones aracnoideas vacía en la sangre venosa. Con la osteopatía craneal aprendemos tratar las lesiones respectivamente. Cada lesión (que sea por presión, traumatismo o deformación) y manipulación (aunque tan suave y tan sutil) que hacemos tiene su impacto y consecuencias en el funcionamiento de nuestro organismo.
La función de la movilidad craneal es imprescindible para el desarrollo del cerebro desde el periodo de la gestación hasta el fin del periodo del crecimiento. El MRP (Sutherland) empieza en el cuarto mes de gestación y puede durar hasta 2 horas después de la muerte.

Por propia experiencia puedo decir que este movimiento si existe. El fallecimiento de mi padre me ha dado una experiencia única para sentir este movimiento, unos 30 minutos después la hora de su fallecimiento.

Aparte de todas las investigaciones mencionado en el artículo del movimiento craneal me pregunté: ¿Las suturas craneales, solo sirven para el periodo de crecimiento? Imaginamos que no existe la movilidad craneal. Así no se puede desarrollar el cerebro y el cráneo sufre presiones enormes. La movilidad craneal está proporcionada por el MRP?

He encontrado mas investigaciones de la motilidad rítmica inherente al cerebro y la médula espinal:

PONCELET (1992) Con la ayuda de un Imagen de Resonancia Magnética mostrando que había un pequeño movimiento cerebral consistente, cual tenía un desplazamiento sistólico rápido y lenta recuperación díasistólica en dirección céfalo-caudal y lateral.

ENZMANN y PELC (1992) también con un IRM, podrían determinar durante el ciclo cardíaco un movimiento caudal de las estructuras craneales centrales (diencéfalo, el tronco cerebral de unos 0.1-0.15mm y las amígdalas cerebelosas unos 0,40-0,16mm). Este movimiento tiene su influencia en las estructuras adyacentes. Esta movilidad puede guiar el LCR por las diferentes estructuras.

GREITZ (1992) también con un estudio IRM mostrando en la fase sistólica la movilidad de un ganglio basal en dirección caudal, medial y posterior, y la protuberancia en dirección caudal y posterior, presentándose un movimiento pulsátil, cual puede ser el motor de la compresión del sistema ventricular.

MAIER (1994) mostro en su estudio con IRM que durante la maniobre de Valsalva la protuberancia presento un movimiento inicial caudal y seguidamente craneal de 2-3mm.

KOSTOPOULOS y KERAMIDES (1992) examinaron cambios en la elongación de la hoz del cerebro durante algunas terapias craneosacral con un cráneo de un cadáver embalsamado, y han descubierto cambios en la elongación relativa de la hoz del cerebro de 1,44 mm para el levantamiento frontal, 1,08 mm para el levantamiento parietal,-0,33 mm para la compresión esfenobasilar y 0,28 mm para la descompresión esfenobasilar.

BYRON (2004) realizo une estudio en ratones. La potencia del músculo temporal en la morfología de la sutura sagital observando que el tejido conectivo de la sutura craneal se adapta localmente a las demandas funcionales (el desplazamiento del LRC??) en la biomecánica de la sutura.

Las suturas se cierren a edades diferentes. La sutura Metópica se cierre a los 2 años; Esfeno-Frontal. Sagital, Coronal y Lamboidea a los 22-26 años; Occipito-Mastoidea, Esfeno-Mastoidea, Esfeno-Temporal, Esfeno-Parietal a los 26-29 años; Palatina y Escamosa los 30-39 años; Fronto-Nasal y Máxilo-Nasal, Fronto-Maxilar, Máxilo-Cigomático, Temporo-Cigomático y Fronto-Cigomatica se cierren a los 68-72 años.

COOK (2005) estaba convencido que, cuando hay suturas, hay una evidencia del movimiento craneal. Aunque un gran parte de las suturas ce cierre poco a poco por el proceso de osificación pero sí manteniendo su flexibilidad y son estructuras vivas con vasos sanguíneos y nervios. Incluso cuando una vez osificadas, las suturas tiene un mayor viscoelasticidad que el tejido ósea adyacente, cual si favorece un movimiento craneal

CROW (2009), en un estudio con IRM craneal sobre 20 personas sanas, con una secuencia de 8 escaneos cada 6 minutos determinando diferencias estadísticamente significativas en la altura, anchura, eje mayor y diámetro de las dimensiones craneales, moviéndose independientemente de la aplicación de fuerzas interna o externa.

SABINI RC y ELKOWITZ DE (2006) opinan que la permeabilidad de la sutura lambdoidea puede tener significación clínica en el campo de la osteopatía. Disfunciones musculares que afectan la columna cervical y torácica y en todas las estructuras adyacentes y adherentes.

Miramos en la ortodoncia. El maxilar superior, el más voluminoso de todos los huesos, articulando con los huesos craneales (frontal y etmoidal) y con los huesos faciales (huesos propios, lacrimal, vómer, zigomático, palatino, maxilar opuesto), unido por las suturas maxilares. En la ortodoncia se trabajan con aparatos de expansión y fijación y permite una corrección ésqueletal de un problema transversal del paciente, actuando a nivel de las bases óseas. Cuando no hay movimiento no se puede conseguir cambios en estos segmentos.

Aunque hoy al día se ponen en duda que el MRP existe y que sea el motor del desplazamiento del LCR, sí existe un micro movilidad al nivel de las suturas de la cara y de la bóveda craneal, y disfunciones craneales pueden repercutir sobre todo el cuerpo.

¿Necesitamos de verdad la confirmación científica que existe este movimiento? ¿Porque no es suficiente profundizar, desarrollar y aplicar lo máximum posible nuestra habilidad de ayudar el organismo encontrar su equilibrio, sin buscar siempre el blanco dentro el negro o al revés?

Tengo la esperanza que algún día no necesitamos aclarar o defender las posibilidades de Osteopatía Estructural, Visceral, Craneal y Craneo-sacral. Debemos seguir desarrollar nuestro maravilloso profesión y habilidad para seguir aplicándolo, por sus resultados curativas y bien conocidos. ¡Es en nuestras manos!

Johanna María Kal, curso D.S. Osteopatía 2012-2013, Modulo C, Cedesna.
El siguiente usuario dijo gracias: Osteópata

Osteopatía Craneal 8 años 3 meses antes #47

Movimiento craneal.
En el artículo del movimiento craneal de Ismael Fuentes Cortés hay unas cuantas diferentes hipótesis de la existencia del MRP. Algunas son:

1. EL MECANISMO DE RESPIRACIÓN PRIMARIA (MRP) descubierta y estudiada por W.G Sutherland comprende los
siguientes fenómenos:
• Movimientos propios del cerebro y de la médula espinal
• Fluctuación de líquido cefalorraquídeo (LCR).
• Movilidad de las membranas intracraneales e intraespinales.
• Movilidad de los huesos del cráneo.
• Movilidad involuntaria del sacro entre los huesos ilíacos.

2. Los movimientos son generado por el diafragma y la respiración costal (Greenman, 1970)
3. La tensión de las fascias insertándose en el cráneo y los fuerzas de los músculos extracraneales (Becker, 1977)
4. La velocidad del LCR es tan lento que no puede ser el motor del MRP (Hernion, 1986)
5. El conjunto de los ritmos cardíacos, vasculares, linfático, respiratorio es el motor del MRP (Norton, 1991)

En la osteopatía cráneosacral trabajamos con las meninges, cuales protegen y contienen el LCR, producido por gran parte en los plexos coroides de los cuatro ventrículos cerebrales, sobre todo los laterales, a donde empieza la circulación hacia el tercer ventrículo hasta el cuarto ventrículo. Desde allí fluye vía el espacio subaracnoideo (que rodea todo el encéfalo y la médula espinal) a través las superficies de las múltiples granulaciones aracnoideas vacía en la sangre venosa. Con la osteopatía craneal aprendemos tratar las lesiones respectivamente. Cada lesión (que sea por presión, traumatismo o deformación) y manipulación (aunque tan suave y tan sutil) que hacemos tiene su impacto y consecuencias en el funcionamiento de nuestro organismo.
La función de la movilidad craneal es imprescindible para el desarrollo del cerebro desde el periodo de la gestación hasta el fin del periodo del crecimiento. El MRP (Sutherland) empieza en el cuarto mes de gestación y puede durar hasta 2 horas después de la muerte.

Por propia experiencia puedo decir que este movimiento si existe. El fallecimiento de mi padre me ha dado una experiencia única para sentir este movimiento, unos 30 minutos después la hora de su fallecimiento.

Aparte de todas las investigaciones mencionado en el artículo del movimiento craneal me pregunté: ¿Las suturas craneales, solo sirven para el periodo de crecimiento? Imaginamos que no existe la movilidad craneal. Así no se puede desarrollar el cerebro y el cráneo sufre presiones enormes. La movilidad craneal está proporcionada por el MRP?

He encontrado otras investigaciones de la motilidad rítmica inherente al cerebro y la médula espinal:

PONCELET (1992) Con la ayuda de un Imagen de Resonancia Magnética mostrando que había un pequeño movimiento cerebral consistente, cual tenía un desplazamiento sistólico rápido y lenta recuperación díasistólica en dirección céfalo-caudal y lateral.

ENZMANN y PELC (1992) también con un IRM, podrían determinar durante el ciclo cardíaco un movimiento caudal de las estructuras craneales centrales (diencéfalo, el tronco cerebral de unos 0.1-0.15mm y las amígdalas cerebelosas unos 0,40-0,16mm). Este movimiento tiene su influencia en las estructuras adyacentes. Esta movilidad puede guiar el LCR por las diferentes estructuras.

GREITZ (1992) también con un estudio IRM mostrando en la fase sistólica la movilidad de un ganglio basal en dirección caudal, medial y posterior, y la protuberancia en dirección caudal y posterior, presentándose un movimiento pulsátil, cual puede ser el motor de la compresión del sistema ventricular.

MAIER (1994) mostro en su estudio con IRM que durante la maniobre de Valsalva la protuberancia presento un movimiento inicial caudal y seguidamente craneal de 2-3mm.

KOSTOPOULOS y KERAMIDES (1992) examinaron cambios en la elongación de la hoz del cerebro durante algunas terapias craneosacral con un cráneo de un cadáver embalsamado, y han descubierto cambios en la elongación relativa de la hoz del cerebro de 1,44 mm para el levantamiento frontal, 1,08 mm para el levantamiento parietal,-0,33 mm para la compresión esfenobasilar y 0,28 mm para la descompresión esfenobasilar.

BYRON (2004) realizo une estudio en ratones. La potencia del músculo temporal en la morfología de la sutura sagital observando que el tejido conectivo de la sutura craneal se adapta localmente a las demandas funcionales (el desplazamiento del LRC??) en la biomecánica de la sutura.

Las suturas se cierren a edades diferentes. La sutura Metópica se cierre a los 2 años; Esfeno-Frontal. Sagital, Coronal y Lamboidea a los 22-26 años; Occipito-Mastoidea, Esfeno-Mastoidea, Esfeno-Temporal, Esfeno-Parietal a los 26-29 años; Palatina y Escamosa los 30-39 años; Fronto-Nasal y Máxilo-Nasal, Fronto-Maxilar, Máxilo-Cigomático, Temporo-Cigomático y Fronto-Cigomatica se cierren a los 68-72 años.

COOK (2005) estaba convencido que, cuando hay suturas, hay una evidencia del movimiento craneal. Aunque un gran parte de las suturas ce cierre poco a poco por el proceso de osificación pero sí manteniendo su flexibilidad y son estructuras vivas con vasos sanguíneos y nervios. Incluso cuando una vez osificadas, las suturas tiene un mayor viscoelasticidad que el tejido ósea adyacente, cual si favorece un movimiento craneal

CROW (2009), en un estudio con IRM craneal sobre 20 personas sanas, con una secuencia de 8 escaneos cada 6 minutos determinando diferencias estadísticamente significativas en la altura, anchura, eje mayor y diámetro de las dimensiones craneales, moviéndose independientemente de la aplicación de fuerzas interna o externa.

SABINI RC y ELKOWITZ DE (2006) opinan que la permeabilidad de la sutura lambdoidea puede tener significación clínica en el campo de la osteopatía. Disfunciones musculares que afectan la columna cervical y torácica y en todas las estructuras adyacentes y adherentes.

Miramos en la ortodoncia. El maxilar superior, el más voluminoso de todos los huesos, articulando con los huesos craneales (frontal y etmoidal) y con los huesos faciales (huesos propios, lacrimal, vómer, zigomático, palatino, maxilar opuesto), unido por las suturas maxilares. En la ortodoncia se trabajan con aparatos de expansión y fijación y permite una corrección ésqueletal de un problema transversal del paciente, actuando a nivel de las bases óseas. Cuando no hay movimiento no se puede conseguir cambios en estos segmentos.

Aunque hoy al día se ponen en duda que el MRP existe y que sea el motor del desplazamiento del LCR, sí existe un micro movilidad al nivel de las suturas de la cara y de la bóveda craneal, y disfunciones craneales pueden repercutir sobre todo el cuerpo.

¿Necesitamos de verdad la confirmación científica que existe este movimiento? ¿Porque no es suficiente profundizar, desarrollar y aplicar lo máximum posible nuestra habilidad de ayudar el organismo encontrar su equilibrio, sin buscar siempre el blanco dentro el negro o al revés?

Tengo la esperanza que algún día no necesitamos aclarar o defender las posibilidades de Osteopatía Estructural, Visceral, Craneal y Craneo-sacral. Debemos seguir desarrollar nuestro maravilloso profesión y habilidad para seguir aplicándolo, por sus resultados curativas y bien conocidos. ¡Es en nuestras manos!

Johanna María Kal, curso D.S. Osteopatía 2012-2013, Modulo C, Cedesna.
El siguiente usuario dijo gracias: Osteópata
Última Edición: por Cedesna.

Osteopatía Craneal 8 años 2 meses antes #49

DEBATE EN FORO SOBRE OSTEOPATÍA CRANEAL
COMENTARIO DEL ARTICULO “EL MOVIMIENTO CRANEAL”
La osteopatía nació desde una idea clara y concisa, “todo lo que tiene movimiento, tendrá vida… demos movimiento”, desde esta premisa se basó el profesor Sutherland W.G. discípulo de Still (creador de la osteopatía) para investigar y más tarde descubrir, que existía un movimiento involuntario entre las suturas del cráneo. Este movimiento rítmico craneal llamado también Movimiento Respiratorio Primario (MRP), es el responsable de el buen funcionamiento biomecánico, fisiológico y estructural del organismo.
Como en todas las ciencias, deben realizarse estudios serios y fiables que demuestren las hipótesis formuladas en su día por William G. Sutherland, es por ello que mediante los resultados obtenidos en dichos estudios podemos ASEGURAR FIRMEMENTE que este movimiento craneal existe.
Este es uno de los motivos por el que los osteópatas no llegan al mismo diagnóstico que un médico alopático, ya que éstos últimos desechan esta primera ley del movimiento craneal, creen que las suturas están inmóviles y rígidas.
Comentaremos algunos de los resultados obtenidos en los estudios realizados desde los años 70 hasta la actualidad.
1- Aunque existan movimientos involuntarios en el cuerpo como son, el latido del corazón, la respiración pulmonar o el peristaltismo visceral, el MRP es comparable a ellos (ya que sigue unos ritmos o ciclos) pero también es independiente a los anteriores en cuanto a su fluctuación (Viola Frymann).

2- Se reconoce un movimiento cíclico que oscila entre 15 y 25 µm. (Viola Frymann).


3- En todos los tipos de suturas que componen en el cráneo existe movimiento, tanto en su interior como en el exterior craneal (Herniou J.C. Universidad de Compiégne. CNRS, 1986). En cuanto a las suturas sagital y parietofrontal el movimiento se produce a un ritmo de 2´25/Min. (M. Lewandoski, E. Drasby, M. Zanakis, New York College of Osteopathic Medicine, 1992).

4- Los huesos parietales poseen una movilidad especial en cada expansión y retracción craneal. Durante la expansión craneal habrá una rotación externa y en la retracción una rotación interna de los huesos parietales, (Adams, Michigan University, 1992). En los monos la conclusión fue similar para el movimiento de los parietales (E. Retzlaff, Universidad de Medicina Osteopatía de Michigan, 1976).

5- La edad del paciente es poco significativa para asegurar que los huesos y articulaciones (sobre todo la esfenobasilar que contienen un cartílago en medio) tienen cierta flexibilidad al ser todas ellas estructuras “vivas”, (J. Upledger). Esta afirmación incluye a la hoz del cerebro que se deforma (se alarga 1,097 mm.) cuando se somete a una tensión del hueso frontal de 140 gr.
6- La movilidad del cráneo tiene una frecuencia de 9´7 ciclos por minuto y una amplitud de 20-50 µm, (Billaudel, CHRU de Reims, 1991). Demostrado también en el estudio de las oscilaciones de los huesos nasales, de 5 a 10 cpm. (L. Rommeveaux, Facultad de Medicina de Bobigny) y en los movimientos intermaxilares, de 9 cpm (Baker, 1970).

7- En cuanto al Líquido cefalorraquídeo (LCR), los estudios demuestran que:

a. Las meninges, fascias y músculos extra craneales son los que mueven este líquido por toda la superficie craneal y corporal. A su vez, hacen que se produzca el MRP. (F. Becker, Departamento de Biomecánica de la Universidad de Michigan, 1977)
b. Las estructuras anteriores también facilitan el movimiento, principalmente, el de rotación interna de los huesos craneales (M. Lecoq, Tesis doctoral en agronomía y fisiología animal aplicada. Universidad de Rennes, 1980).
c. La función del LCR es de transmisión de sustancias además de expandir el cráneo en la fase de “flexión craneal”.
Con esta serie de evidencias científicas el estudio del cráneo y diagnóstico de posibles bloqueos estructurales o mecánicos será más acertado nuestro tratamiento creando una diferencia clara con la medicina convencional, la cual no busca causas sino paliar síntomas que sólo llevan a un empeoramiento a la larga del paciente y su lesión.
Mª Nayra Megido Guerra.
Cedesna. Diplomado superior en osteopatía. Módulo C. Osteopatía craneal.
El siguiente usuario dijo gracias: Osteópata

Osteopatía Craneal 8 años 2 meses antes #50

  • Victoria Mayor Santana
  • Avatar de Victoria Mayor Santana
  • Fuera de línea
  • Navegador Iniciado
  • Navegador Iniciado
  • Mensajes: 2
  • Gracias recibidas: 0
Comentario del artículo del “Movimiento del cráneo”
El osteópata es capaz de palpar en sus manos el movimiento craneal por medio de las suturas, (LCR), líquido cefalorraquídeo, membranas de tensión recíproca, presiones intracraneales, etc.
Fue W.G. Sutherland quien descubrió dicho movimiento craneal, el cual ha sido comprobado por la comunidad científica de la Medicina Alternativa.
Sin embargo esta teoría no ha sido compartida por la rama médica los cuales difieren y postulan que el cráneo no tiene movimiento alguno.
No me cabe la menor duda que Sutherland hizo un gran descubrimiento, pues con la osteopatía craneal se pueden solucionar patologías, (tales como los desplazamientos del esfenoides, etmoides, parietales, temporales, vómer, palatinos, etc.) que en la medicina convencional posiblemente no tuviese respuesta, o la hubiese tenido de otra manera y con otros métodos, que seguramente la Medicina Alternativa, para nada comparte.
Tenemos por otra parte los estudios de Adams sobre la movilidad del parietal en el gato anestesiado, donde demuestra que la cuantificación de la movilidad parietal en la sutura sagital demostró las diferencias entre los movimientos laterales y rotaciones de los parietales, los cuales estaban inducidos por los diferentes cambios de presión intracraneales.
J. Upledger, hizo estudios acerca las diferentes disecciones de cráneos humanos y de babuinos adultos, descubriendo que la esfenobasilar no está osificada sino que tiene un cartílago.
Bueno, y a continuación aportaron sus estudios Billaudel (Chru de Reims, 1991), Rommeveaux Facultad de Medicina de Bobigny), Tamboise (Facultad de Medicina de Paris Nord, 1985), J.M.Norton (Universidad de Nueva Inglaterra, College of Osteopathic Medicine 1991), H, Estudio de E. Retzlaff (Universidad de Medicina Osteopatica de Michigan, 1976), Estudio de Baker (1970), J. Estudio de P. Greenman (Universidad de Medicina Osteopatica de Michigan, 1970) 2325, K. Estudio de D.Kostopoulos y G. Keramides (1992), L.Estudio de M. Lewandoski, E. Drasby, M. Zanakis (New York College of Osateopathic Medicine, 1992), M. Estudio de Upleyer y Vredevoogd (1983), N. Estudio de F. Becker (Departamento de Biomecanica de la Universidad de Michigan, 1977), O. Estudio dinamometrico dem. Altieri (1974), P. Estudio de M. Lecoq (Tesis doctoral en agonomía y fisiología animal aplicada. Universidad de Rennes, 1980), etc, todos ellos postulan que la movilidad del cráneo existe, mediante sus suturas, presión del LCF y resto del sistema craneal.
Conclusión personal
Indudablemente no cabe duda que todos estos autores en su ardua labor, mediante diferentes investigaciones para poder demostrar que realmente existe movimiento craneal, (MRP) Movimiento Respiratorio Primario, tuvieron que invertir muchísimo tiempo. Tanto en la escucha activa, así como los test de los ritmos sincrónicos de la respiración al igual que las pulsaciones arteriales.
Tengamos en cuenta que dichos movimientos, van a tener incidencia sobre las diferentes funciones de nuestro organismo, tales como el movimiento circulatorio, la pulsación arterial, generada por la actividad cardiaca, el movimiento pulmonar; genera los movimientos respiratorios que están en relación con la actividad diafragmática. El movimiento digestivo que produce el peristaltismo intestinal, uretral o vesicular.
Incluso hay otros movimientos de algún tipo de células como por ejemplo los espermatozoides y óvulos, que se mueven de forma autónoma, y esto le permite fecundar u otras células de centros nerviosos, las cuales poseen una movilidad y periocidad rítmica.
Algunas células que se encuentran en los centros nerviosos respiratorios del CV4 /(cuarto ventrículo), muestran unas fluctuaciones de potencial de membrana cuyo ritmo está sincronizado con el de la respiración pero por supuesto más lento que este.
Gracias a sus aportaciones la Osteopatía Craneal puede ayudar a muchas personas en sus diferentes patologías y a nosotros los osteópatas nos dan mucha sabiduría para poder desarrollarla de manera eficaz con nuestros pacientes, teniendo muy claro que el cráneo si que tiene el MRP.
Victoria Mayor Santana
Diplomado Superior de Osteopatía- Escuela Cedesna- Modulo C

Osteopatía Craneal 7 años 10 meses antes #79

  • Manuel Francisco Roda Martín
  • Avatar de Manuel Francisco Roda Martín
  • Visitante
  • Visitante
DEBATE EN EL FORO SOBRE OSTEOPATÍA CRANEAL

Acerca del artículo: “El movimiento del cráneo” de
Ismael Fuentes Cortés
Osteópata y Homeópata
CENTRO DE ESPECIALIDADES NATURALES SL

INTRODUCCIÓN
El movimiento craneal no es nuevo para muchas culturas:
• La acupuntura y el ayurveda han reconocido desde hace miles de años los movimientos corporales sutiles causados por el flujo de nuestra fuerza vital.
• Se ha enseñado tradicionalmente en la fisiología rusa.
• Los anatomistas italianos del siglo XIX ya enseñaban que las suturas craneales adultas no se fusionan completamente, sino que permiten pequeños movimientos durante toda la vida.
• La manipulación craneal se ha realizado en la India durante siglos, también fue desarrollada por los antiguos egipcios y por la cultura de Paracus de Perú (2000 a.C.- 200).
• En el siglo XVIII, el científico y filósofo Emmanuel Swedenborg describió un movimiento rítmico en el cerebro que tenía ciclos regulares de expansión y contracción.
El Dr. Andrew Taylor Still (1828-1917), padre de la osteopatía afirmaba:
• "La Osteopatía es como un gran mar a descubrir, ahora sólo estamos en la orilla de la playa".
• "El cuerpo fabrica sus propias medicinas".
• "El objetivo del médico debería ser encontrar la salud. La enfermedad la puede encontrar cualquiera".
Diferentes trabajos a lo largo de la historia reciente han venido a ratificar lo que los osteópatas venían manifestando, una y otra vez:
• La movilidad relativa de los huesos del cráneo entre sí.
• La relación estructural y biomecánica entre las estructuras.
• La amplitud y correlación con otras actividades y funciones rítmicas humanas.
Los osteópatas tenemos como clara intención favorecer la salud trabajando con la fisiología del cuerpo, no contra ella. Entendemos que la curación no está relacionada únicamente con la desaparición de los síntomas sino con la integración de la salud en la totalidad del individuo (ser holístico). El trabajo como terapeuta consiste simplemente en ayudar a crear las condiciones para que la fisiología del paciente se ponga a trabajar
El método craneosacral es muy simple: "escuchar" el cuerpo del paciente y facilitar la restauración del movimiento allí donde ha quedado inerte y hay estancamiento.
Decía el Dr. Sutherland: "Si comprendes el mecanismo, la técnica es muy simple".
La medicina “oficial o alopática” mantiene obstinadamente entre otras cosas, la inmovilidad de los huesos de cráneo, que se fusionan formando una estructura carente de ningún movimiento.

ESTUDIOS
Diferentes estudios científicos han confirmado una y otra vez la existencia de movimiento:
• INVESTIGACIONES DE J.C. HERNIOU (Universidad de Compiégne. CNRS, 1986) :
 Deformación de la sutura: 41,65µ.
 Deformación del hueso: 25µ.
 El LCR no puede ser el motor del sistema, pues su velocidad de desplazamiento es muy lenta (1 cm/h).
• ESTUDIO DE ADAMS SOBRE LA MOVILIDAD DEL PARIETAL EN EL GATO ANESTESIADO (Michigan University, 1992):
 Diferencias entre movimientos laterales y rotacionales de los parietales.
• ESTUDIO DE J. UPLEDGER:
 La sínfisis esfenobasilar no está osificada, tiene un cartílago.
 Existe una flexibilidad del hueso vivo.
• ESTUDIO DE BILLAUDEL (CHRU de Reims, 1991):
 Demostró la micro movilidad del cráneo.
• ESTUDIO DE L. ROMMEVEAUX (Facultad de Medicina de Bobigny):
 Pusieron de manifiesto oscilaciones de 0,08 a 0,2 Hz, es decir, 5-10 cpm.
• ESTUDIO DE E. TAMBOISE (Facultad de Medicina de París Nord, 198S):
 Expresó el desarrollo de la sutura parietal.
• ESTUDIO DE J. M. NORTON (Universidad de Nueva Inglaterra, College of Osteopathic Medicine, 1991):
 Explicó la palpación del MRP en la periferia del cráneo.
• ESTUDIO DE E. RETZLAFF (Universidad de Medicina Osteopática de Michigan, 1976):
 Constata un movimiento de los parietales que no se relaciona con los ritmos cardíacos o respiratorios.
• ESTUDIO DE BAKER (1970):
 Mostró la existencia de un movimiento intermaxilar rítmico.
• ESTUDIO DE P. GREENMAN (Universidad de Medicina Osteopática de Michigan, 1970):
 Un estudio radiológico de las relaciones entre esfenoides y occipucio en 25 pacientes evidenció las desviaciones estructurales.
• ESTUDIO DE D. KOSTOPOULOS Y G. KERAMIDES (1992):
 En su estudio de los cambios "piezoeléctricos", demostró que la hoz del cerebro se alarga.
• ESTUDIO DE M. LEWANDOSKI, E. DRASBY, M. ZANAKIS (New York College of Osteopathic Medicine, 1992):
 Demostró una amplitud de movimiento en las suturas del cráneo.
• ESTUDIO DE UPLEDGER Y VREDEVOOGD(1983):
 Se emitió la hipótesis de un sistema tipo telégrafo que conecta las suturas y el sistema ventricular cerebral.
• ESTUDIO DE F. BECKER (Departamento de Biomecánica de la Universidad de Michigan, 1977):
 El CRI resulta de los escuerzos realizados por los músculos extra craneales y de las tensiones del sistema fascial.
• ESTUDIO DINAMOMETRICO DEM.ALTIERI (1974):
 Medición de la amplitud de movimiento en rotación interna, inducido por la aplicación de un empuje con un dinamómetro sobre la escama temporal.
• ESTUDIO DE M. LECOQ:
 Son los elementos meníngeos y membranosos interóseos los que favorecen el retorno de los huesos del cráneo en la rotación interna, mientras que la externa se debe al aumento de presión de LCR.
• ESTUDIO EXPERIMENTAL DE LA MOVILIDAD DEL CRÁNEO:
 Una movilidad sincrónica con las pulsaciones cardiacas.
 Una movilidad asociada a los cambios de presión unidos a la inspiración y a la espiración pulmonar.
 Dos clases de ondas rítmicas independientes de las dos precedentes.
 Por otra parte, las posibilidades discriminatorias de la palpación humana permiten a los Osteópatas:
 Describir un movimiento en la cavidad craneal, que es asimilable a un modelo mecánico de repleción-depleción de una estructura semirrígida,
 Distinguirla de otros movimientos cíclicos palpables en este nivel.
• EXPERIMENTACIÓN INSTRUMENTAL
Ha sido estructurada por etapas sucesivas que han determinado:
 Que el movimiento craneal existía.
 Que poseía una amplitud y un ritmo propios característicos.
 Que se le podía comparar con otros movimientos cíclicos del organismo.
• HIPÓTESIS SOBRE EL ORIGEN DEL MOVIMIENTO CRANEAL.
Numerosos movimientos favorecen y coordinan las diferentes funciones del ser humano. Interesa a menudo un aparato en su conjunto:
 Circulatorio: la pulsación arterial, generada por la actividad cardiaca.
 Pulmonar: los movimientos respiratorios que están en relación con la actividad diafragmática.
 Digestivo: el peristaltismo intestinal, uretral o vesicular.
COMENTARIO
Como hemos visto es evidente que el MRP existe -se ha registrado-, se puede explicar y es el más fiel testimonio de que existe la vida: incluso subsiste unos minutos después de la muerte clínica.
Es el punto de partida del diagnóstico y el tratamiento en esta terapia.
Constituye un mecanismo de regulación para todo el cuerpo, participando en el mantenimiento de la homeostasia, la salud y la autocuración del organismo.
Forma un ritmo independiente de los ritmos cardiaco y respiratorio.
Es un ritmo medible y bastante estable ya que no se modifica con el ejercicio físico ni con el descanso.
Entra en acción en el tercer mes de gestación y termina hasta cuatro horas y veinte minutos después de la muerte.
Sutherland lo llamó MOVIMIENTO RESPIRATORIO PRIMARIO (MRP), por estar directamente conectado con la respiración interna de los tejidos e influye sobre el metabolismo del organismo y sobre cada célula del cuerpo.
Para Viola Frymann, los movimientos articulares activos y pasivos solamente representan la octava parte visible del iceberg, mientras que los movimientos inherentes del cuerpo constituyen las restantes siete partes ocultas.
Las manos pueden percibir en el cuerpo:
• Diferencias de temperatura
• Condiciones de humedad de la superficie
• Consistencia de la superficie
• Estado de los tejidos más profundos
• Movimientos mínimos, movilidades y energías de los tejidos
• El centro de las tensiones y disfunciones de los tejidos ( "quiste energético")
• Sentimientos "enquistados"
La mano humana es capaz de percibir diferencias de tamaño de hasta 0,0025 mm con un 90% de exactitud
Podemos confiar en nuestras manos y darles el tiempo y el espacio necesarios para que desarrollen su potencial de sensibilidad
La dificultad del aprendizaje de la palpación es que no se puede "copiar" pues casi no es perceptible a la vista, se trata de conseguir experimentar con ella y aprender de la experiencia y de las equivocaciones.
El impulso rítmico craneal influye:
• El metabolismo del SNC.
• Los centros de los nervios cerebrales y los centros vitales de los ventrículos.
• El transporte de sustancias neurohipofisiarias.
• El drenaje venoso del cerebro.
• El equilibrio bioquímico y bioeléctrico en el cuerpo.
• El intercambio de líquidos en el cuerpo.
• El equilibrio estructural y dinámico del organismo.
El CRI (craníal rythmic impulse) o MRP, se trasmite a través de las conexiones fasciales y cadenas musculares desde los agujeros de la base del cráneo y de la columna vertebral hacia las fascias cervicales, torácicas, abdominales, pélvicas y desde ahí finalmente a todo el cuerpo.
Sobre la palpación, Sutherland recomendó a sus estudiantes que desarrollaran células cerebrales en sus dedos, y enseñasen a éstas a sentir, pensar, ver y dirigir.
Antiguamente las manos eran el instrumento principal de la curación. Durante siglos posteriores fue impensable tocar a los pacientes más allá de la exploración física.
Los lactantes enferman o mueren cuando nadie les toca, incluso si son bien atendidos en lo demás.
Washburn y Levine han demostrado que el crecimiento del cerebro, la función cerebral y su estructura dependen de los estímulos táctiles.
En las ratas se comprobó que el aumento de la estimulación táctil aumenta el número de vainas de mielina, conexiones sinápticas, colinesterasa y acetilcolinesterasa, así como el incremento del tamaño de los cuerpos y núcleos celulares en el cerebro.
La escucha es la verdadera y realmente ÚNICA TÉCNICA.
Se puede escuchar en los pies, rodillas, muslos, pelvis, sacro, costillas, hombros, cráneo y en cualquier otra parte del cuerpo que se desee.
Para escuchar se debe entrar y salir con suavidad, casi como un pájaro que se posa en una rama sin que ésta se mueva, y así no influir sobre el sistema.
No es un estado de pasividad. ¡HAY QUE ESTAR AHÍ! Ni demasiado tenso, ni demasiado relajado. Se trata de una danza entre el paciente y el terapeuta, en la que el paciente marca el paso y el terapeuta le sigue.
Para que la palpación tenga éxito hace falta un tacto consciente y realizado con un fin determinado, además de contar con unos conocimientos anatómicos exactos y una práctica consecuente. Un tacto afectuoso y efectuado con atención transmite la sensación de ser aceptado, de cariño y de que "alguien aquí me toma en serio".
Es importante que durante el tratamiento se construya un entorno y un campo de energía en el que el paciente se sienta protegido, para facilitar que el paciente se abra. Un tacto respetuoso, consciente y dirigido al paciente como un todo, llega a las partes inconscientes y más profundas de nuestro sistema sensorial.
“Conoce la anatomía y la fisiología, pero cuando pongas tus manos en un paciente no olvides nunca que allí habita un alma viviente".
(Dr. A. T. Still)

Manuel Francisco Roda Martín
Curso: D. S. Osteopatía 2012 / 2013 -Módulo C- CEDESNA
  • Página:
  • 1
  • 2
  • 3
Tiempo de carga de la página: 0.440 segundos
Position: custom_7
Style: outline

Aquí puedes localizarnos!!!!

Dónde estamos?

Puedes encontrarnos en Xàtiva (Valencia). Estamos desde lunes a viernes.
Cedesna
Calle Porta de Sant Miquel, 15
46800 - Xàtiva (Valencia)


+34 962 283 650               
+34 692 696 448 
 
   
 
 
CONTAC