+34 962283650 Calle Portal de San Miguel, 15 bajo

Buscar en la web

Registrar
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme
Alumnos de Cedesna
  • Página:
  • 1
  • 2
  • 3

TEMA:

Osteopatía Craneal 7 años 10 meses antes #80

  • Manuel Francisco Roda Martín
  • Avatar de Manuel Francisco Roda Martín
  • Visitante
  • Visitante
DEBATE EN EL FORO SOBRE OSTEOPATÍA CRANEAL

Acerca del artículo: “El movimiento del cráneo” de
Ismael Fuentes Cortés
Osteópata y Homeópata
CENTRO DE ESPECIALIDADES NATURALES SL

INTRODUCCIÓN
El movimiento craneal no es nuevo para muchas culturas:
• La acupuntura y el ayurveda han reconocido desde hace miles de años los movimientos corporales sutiles causados por el flujo de nuestra fuerza vital.
• Se ha enseñado tradicionalmente en la fisiología rusa.
• Los anatomistas italianos del siglo XIX ya enseñaban que las suturas craneales adultas no se fusionan completamente, sino que permiten pequeños movimientos durante toda la vida.
• La manipulación craneal se ha realizado en la India durante siglos, también fue desarrollada por los antiguos egipcios y por la cultura de Paracus de Perú (2000 a.C.- 200).
• En el siglo XVIII, el científico y filósofo Emmanuel Swedenborg describió un movimiento rítmico en el cerebro que tenía ciclos regulares de expansión y contracción.
El Dr. Andrew Taylor Still (1828-1917), padre de la osteopatía afirmaba:
• "La Osteopatía es como un gran mar a descubrir, ahora sólo estamos en la orilla de la playa".
• "El cuerpo fabrica sus propias medicinas".
• "El objetivo del médico debería ser encontrar la salud. La enfermedad la puede encontrar cualquiera".
Diferentes trabajos a lo largo de la historia reciente han venido a ratificar lo que los osteópatas venían manifestando, una y otra vez:
• La movilidad relativa de los huesos del cráneo entre sí.
• La relación estructural y biomecánica entre las estructuras.
• La amplitud y correlación con otras actividades y funciones rítmicas humanas.
Los osteópatas tenemos como clara intención favorecer la salud trabajando con la fisiología del cuerpo, no contra ella. Entendemos que la curación no está relacionada únicamente con la desaparición de los síntomas sino con la integración de la salud en la totalidad del individuo (ser holístico). El trabajo como terapeuta consiste simplemente en ayudar a crear las condiciones para que la fisiología del paciente se ponga a trabajar
El método craneosacral es muy simple: "escuchar" el cuerpo del paciente y facilitar la restauración del movimiento allí donde ha quedado inerte y hay estancamiento.
Decía el Dr. Sutherland: "Si comprendes el mecanismo, la técnica es muy simple".
La medicina “oficial o alopática” mantiene obstinadamente entre otras cosas, la inmovilidad de los huesos de cráneo, que se fusionan formando una estructura carente de ningún movimiento.

ESTUDIOS
Diferentes estudios científicos han confirmado una y otra vez la existencia de movimiento:
• INVESTIGACIONES DE J.C. HERNIOU (Universidad de Compiégne. CNRS, 1986) :
 Deformación de la sutura: 41,65µ.
 Deformación del hueso: 25µ.
 El LCR no puede ser el motor del sistema, pues su velocidad de desplazamiento es muy lenta (1 cm/h).
• ESTUDIO DE ADAMS SOBRE LA MOVILIDAD DEL PARIETAL EN EL GATO ANESTESIADO (Michigan University, 1992):
 Diferencias entre movimientos laterales y rotacionales de los parietales.
• ESTUDIO DE J. UPLEDGER:
 La sínfisis esfenobasilar no está osificada, tiene un cartílago.
 Existe una flexibilidad del hueso vivo.
• ESTUDIO DE BILLAUDEL (CHRU de Reims, 1991):
 Demostró la micro movilidad del cráneo.
• ESTUDIO DE L. ROMMEVEAUX (Facultad de Medicina de Bobigny):
 Pusieron de manifiesto oscilaciones de 0,08 a 0,2 Hz, es decir, 5-10 cpm.
• ESTUDIO DE E. TAMBOISE (Facultad de Medicina de París Nord, 198S):
 Expresó el desarrollo de la sutura parietal.
• ESTUDIO DE J. M. NORTON (Universidad de Nueva Inglaterra, College of Osteopathic Medicine, 1991):
 Explicó la palpación del MRP en la periferia del cráneo.
• ESTUDIO DE E. RETZLAFF (Universidad de Medicina Osteopática de Michigan, 1976):
 Constata un movimiento de los parietales que no se relaciona con los ritmos cardíacos o respiratorios.
• ESTUDIO DE BAKER (1970):
 Mostró la existencia de un movimiento intermaxilar rítmico.
• ESTUDIO DE P. GREENMAN (Universidad de Medicina Osteopática de Michigan, 1970):
 Un estudio radiológico de las relaciones entre esfenoides y occipucio en 25 pacientes evidenció las desviaciones estructurales.
• ESTUDIO DE D. KOSTOPOULOS Y G. KERAMIDES (1992):
 En su estudio de los cambios "piezoeléctricos", demostró que la hoz del cerebro se alarga.
• ESTUDIO DE M. LEWANDOSKI, E. DRASBY, M. ZANAKIS (New York College of Osteopathic Medicine, 1992):
 Demostró una amplitud de movimiento en las suturas del cráneo.
• ESTUDIO DE UPLEDGER Y VREDEVOOGD(1983):
 Se emitió la hipótesis de un sistema tipo telégrafo que conecta las suturas y el sistema ventricular cerebral.
• ESTUDIO DE F. BECKER (Departamento de Biomecánica de la Universidad de Michigan, 1977):
 El CRI resulta de los escuerzos realizados por los músculos extra craneales y de las tensiones del sistema fascial.
• ESTUDIO DINAMOMETRICO DEM.ALTIERI (1974):
 Medición de la amplitud de movimiento en rotación interna, inducido por la aplicación de un empuje con un dinamómetro sobre la escama temporal.
• ESTUDIO DE M. LECOQ:
 Son los elementos meníngeos y membranosos interóseos los que favorecen el retorno de los huesos del cráneo en la rotación interna, mientras que la externa se debe al aumento de presión de LCR.
• ESTUDIO EXPERIMENTAL DE LA MOVILIDAD DEL CRÁNEO:
 Una movilidad sincrónica con las pulsaciones cardiacas.
 Una movilidad asociada a los cambios de presión unidos a la inspiración y a la espiración pulmonar.
 Dos clases de ondas rítmicas independientes de las dos precedentes.
 Por otra parte, las posibilidades discriminatorias de la palpación humana permiten a los Osteópatas:
 Describir un movimiento en la cavidad craneal, que es asimilable a un modelo mecánico de repleción-depleción de una estructura semirrígida,
 Distinguirla de otros movimientos cíclicos palpables en este nivel.
• EXPERIMENTACIÓN INSTRUMENTAL
Ha sido estructurada por etapas sucesivas que han determinado:
 Que el movimiento craneal existía.
 Que poseía una amplitud y un ritmo propios característicos.
 Que se le podía comparar con otros movimientos cíclicos del organismo.
• HIPÓTESIS SOBRE EL ORIGEN DEL MOVIMIENTO CRANEAL.
Numerosos movimientos favorecen y coordinan las diferentes funciones del ser humano. Interesa a menudo un aparato en su conjunto:
 Circulatorio: la pulsación arterial, generada por la actividad cardiaca.
 Pulmonar: los movimientos respiratorios que están en relación con la actividad diafragmática.
 Digestivo: el peristaltismo intestinal, uretral o vesicular.
COMENTARIO
Como hemos visto es evidente que el MRP existe -se ha registrado-, se puede explicar y es el más fiel testimonio de que existe la vida: incluso subsiste unos minutos después de la muerte clínica.
Es el punto de partida del diagnóstico y el tratamiento en esta terapia.
Constituye un mecanismo de regulación para todo el cuerpo, participando en el mantenimiento de la homeostasia, la salud y la autocuración del organismo.
Forma un ritmo independiente de los ritmos cardiaco y respiratorio.
Es un ritmo medible y bastante estable ya que no se modifica con el ejercicio físico ni con el descanso.
Entra en acción en el tercer mes de gestación y termina hasta cuatro horas y veinte minutos después de la muerte.
Sutherland lo llamó MOVIMIENTO RESPIRATORIO PRIMARIO (MRP), por estar directamente conectado con la respiración interna de los tejidos e influye sobre el metabolismo del organismo y sobre cada célula del cuerpo.
Para Viola Frymann, los movimientos articulares activos y pasivos solamente representan la octava parte visible del iceberg, mientras que los movimientos inherentes del cuerpo constituyen las restantes siete partes ocultas.
Las manos pueden percibir en el cuerpo:
• Diferencias de temperatura
• Condiciones de humedad de la superficie
• Consistencia de la superficie
• Estado de los tejidos más profundos
• Movimientos mínimos, movilidades y energías de los tejidos
• El centro de las tensiones y disfunciones de los tejidos ( "quiste energético")
• Sentimientos "enquistados"
La mano humana es capaz de percibir diferencias de tamaño de hasta 0,0025 mm con un 90% de exactitud
Podemos confiar en nuestras manos y darles el tiempo y el espacio necesarios para que desarrollen su potencial de sensibilidad
La dificultad del aprendizaje de la palpación es que no se puede "copiar" pues casi no es perceptible a la vista, se trata de conseguir experimentar con ella y aprender de la experiencia y de las equivocaciones.
El impulso rítmico craneal influye:
• El metabolismo del SNC.
• Los centros de los nervios cerebrales y los centros vitales de los ventrículos.
• El transporte de sustancias neurohipofisiarias.
• El drenaje venoso del cerebro.
• El equilibrio bioquímico y bioeléctrico en el cuerpo.
• El intercambio de líquidos en el cuerpo.
• El equilibrio estructural y dinámico del organismo.
El CRI (craníal rythmic impulse) o MRP, se trasmite a través de las conexiones fasciales y cadenas musculares desde los agujeros de la base del cráneo y de la columna vertebral hacia las fascias cervicales, torácicas, abdominales, pélvicas y desde ahí finalmente a todo el cuerpo.
Sobre la palpación, Sutherland recomendó a sus estudiantes que desarrollaran células cerebrales en sus dedos, y enseñasen a éstas a sentir, pensar, ver y dirigir.
Antiguamente las manos eran el instrumento principal de la curación. Durante siglos posteriores fue impensable tocar a los pacientes más allá de la exploración física.
Los lactantes enferman o mueren cuando nadie les toca, incluso si son bien atendidos en lo demás.
Washburn y Levine han demostrado que el crecimiento del cerebro, la función cerebral y su estructura dependen de los estímulos táctiles.
En las ratas se comprobó que el aumento de la estimulación táctil aumenta el número de vainas de mielina, conexiones sinápticas, colinesterasa y acetilcolinesterasa, así como el incremento del tamaño de los cuerpos y núcleos celulares en el cerebro.
La escucha es la verdadera y realmente ÚNICA TÉCNICA.
Se puede escuchar en los pies, rodillas, muslos, pelvis, sacro, costillas, hombros, cráneo y en cualquier otra parte del cuerpo que se desee.
Para escuchar se debe entrar y salir con suavidad, casi como un pájaro que se posa en una rama sin que ésta se mueva, y así no influir sobre el sistema.
No es un estado de pasividad. ¡HAY QUE ESTAR AHÍ! Ni demasiado tenso, ni demasiado relajado. Se trata de una danza entre el paciente y el terapeuta, en la que el paciente marca el paso y el terapeuta le sigue.
Para que la palpación tenga éxito hace falta un tacto consciente y realizado con un fin determinado, además de contar con unos conocimientos anatómicos exactos y una práctica consecuente. Un tacto afectuoso y efectuado con atención transmite la sensación de ser aceptado, de cariño y de que "alguien aquí me toma en serio".
Es importante que durante el tratamiento se construya un entorno y un campo de energía en el que el paciente se sienta protegido, para facilitar que el paciente se abra. Un tacto respetuoso, consciente y dirigido al paciente como un todo, llega a las partes inconscientes y más profundas de nuestro sistema sensorial.
“Conoce la anatomía y la fisiología, pero cuando pongas tus manos en un paciente no olvides nunca que allí habita un alma viviente".
(Dr. A. T. Still)

Manuel Francisco Roda Martín
Curso: D. S. Osteopatía 2012 / 2013 -Módulo C- CEDESNA

Osteopatía Craneal 7 años 9 meses antes #96

  • nayra megido guerra
  • Avatar de nayra megido guerra
  • Visitante
  • Visitante
Debate: EL MOVIMIENTO CRANEAL
Fue el doctor W. Sutherland (1873-1954), discípulo directo del creador de la osteopatía el doctor Taylor Still (1828-1917), quien diseñó y aumentó los conocimientos de la osteopatía que se tenía hasta entonces. Mediante la premisa de que “los movimientos del cráneo debían de estar construidos para realizar el movimiento respiratorio” estuvo 30 años trazando mapas anatómicos y de movimiento precisos que describían las implicaciones recíprocas mediante las suturas y membranas craneales.
Fue más tarde, en 1948, cuando añadió a todos estos estudios otro fundamento indispensable en esta técnica craneosacral, reconoció que el movimiento era justo el resultado de fuerzas más profundas y que, por debajo de este movimiento, existían estados de bienestar y calma más profundos, es decir, su visión de la terapia ya NO es sólo biomecánica, sino biodinámica, respetando el poder de curación e inteligencia innata que tiene el cuerpo. A estas fuerzas con las que entró en contacto la llamó “aliento vital”, por las que cambió su manera de estudiar basándose no sólo en las estructuras anatómicas y fisiológicas.
De hecho, el terapeuta NO impone nada sobre el cuerpo de la persona a tratar, sino que ayuda al poder auto corrector del organismo. El terapeuta craneosacral es un facilitador en las fases de la autocuración.
Entre los años 60 y 80 (especialmente) hasta la actualidad estos movimientos craneales se han observado, identificado y asegurado que existen mediante estudios científicos en laboratorio.
Un término importante que utiliza William Sutherland para describir la base física de las estructuras por las que comienzan las tensiones reciprocas de casi todo el sistema craneosacral es el FULCRO formado donde se unen la hoz del cerebro, la tienda del cerebelo y la hoz del cerebelo. Este fulcro contiene el seno recto y se mueve anterior y superiormente durante la inhalación durante el MRP y posterior e inferior mente durante la exhalación del MRP.
Es el punto de tensión recíproca más importante para el resto de membranas y, durante el desarrollo embrionario es el lugar donde convergen las fuerzas que forman las membranas durales.
Podemos dividir al cráneo en cuatro cuadrantes:
1. Un cuadrante anterior esfenoidal, formado por el esfenoides, el etmoides, el vómer, los maxilares, el palatino, el hueso lagrimal y el malar.
2. Un cuadrante posterior occipital.
3. Dos cuadrantes laterales temporales.
La columna craneana está formada por el occipucio, el esfenoides y el etmoides. Esta columna vertebral horizontal asegura el alineamiento de la base del cráneo. Está diseñada para poder deformarse, permitiendo ligeros movimientos en ella para absorber las presiones externas o también presiones internas, como es el caso de la oclusión.
Sabemos que la unión o articulación entre el esfenoides y el occipucio (SEB) se calcifica a temprana edad, alrededor de los 6 años, esto quiere decir que los tejidos que la forman se encuentran íntimamente unidos y relacionados hasta tal punto que se moverán (muy poco, es una articulación en sincondrosis) como un mecanismo único pero lo que verdaderamente le da una característica especial es su alto grado de plasticidad y flexibilidad. La SEB es el fulcro natural que hace de palanca para el resto de los movimientos de los huesos craneales sobre sus suturas.
Durante el Movimiento Respiratorio Primario (MRP), ya muy bien explicado por mis compañer@s en publicaciones anteriores, esta columna craneana (se mueven por flexión-extensión) y los huesos colaterales (se mueven por movimientos de rotación interna y rotación externa) establecen movimientos rítmicos para que todo el conjunto sea un verdadero engranaje de precisión, sutileza y coordinación.
Durante el MRP se establecen dos fases de movimiento, una de EXTENSIÓN y otra de FLEXIÓN. Hablaremos de la fase de FLEXIÓN para el entendimiento de cada uno de los huesos craneales que aparecen en este video. Sabiendo que el movimiento de extensión se invierte el sentido de los movimientos.
Durante la INSPIRACIÓN o FLEXIÓN craneal o de la SEB:
Los huesos de la periferia o los pares, realizan una rotación externa:
Temporales: rotación externa aumentando la distancia transversal entre los bordes superiores.
Frontal: la parte superior del frontal va hacia atrás y la apófisis orbitaria anterior o cigoma (cercana a la bóveda ocular) se va hacia delante y lateralmente.
Maxilar superior: giran en rotación externa produciéndose una separación transversal de las carillas masticatorias. Se separa el eje central del paladar.
Palatinos: el cuerpo del esfenoides empujan a los palestinos hacia abajo igual que lo hace la apófisis Pterigoides del esfenoides. Casi al final del recorrido se produce una apertura y una rotación externa entre ambos partidos. En la extensión la palatino se cierran y ascienden.
Vómer: la parte de anterior e interna se desplaza hacia arriba y la parte posterior e interna se desplaza hacia abajo.
Parietales: realiza una rotación externa sobre un eje central que pasa por cada hueso para llevar el ángulo mastoideo hacia delante y hacia fuera. La sutura Lambda se acerca.
Unguis: Este hueso par se mueve en rotación interna arrastrado por las ramas ascendentes del maxilar superior. La movilidad de Este hueso determina el funcionamiento del canal lagrimal.
Nasales: Este hueso par también realiza una rotación interna arrastrado por las ramas ascendentes del maxilar superior.
Malar: Durante la flexión hace una rotación externa o eversión, es decir, va hacia delante, adentro y abajo. Este hueso depende en gran medida de los movimientos del esfenoides, occipucio, temporal, frontal y maxilar.
Los huesos de la línea central efectúan una flexión:
Occipital*: los cóndilos van hacia delante y se estrecha diámetro transversal.
Esfenoides*: Gira alrededor del eje arrastrando la silla turca hacia arriba y hacia delante, la extremidad anterior hacia abajo y la extremidad posterior hacia arriba. Vuelve a su posición neutra en la extensión o espiración.
Etmoides: gira sobre su eje transverso desplazando la parte posterior hacia abajo y la parte anterior hacia arriba.
*El esfenoides determina la posición y movimiento de los huesos de la cara (mitad frontal del cráneo) y el occipital tiene influencia en los huesos que se encuentran en la mitad posterior del cráneo.
Debido a este movimiento de flexión el diámetro anteroposterior del cráneo disminuye, el transversal aumenta y el vértex se aplana. (Dibujo “Línea continua”). En el movimiento de extensión el diámetro craneal anteroposterior aumenta, el diámetro transversal disminuye y el vértex se hace más prominente.

En este movimiento respiratorio primario (MRP) de flexión y extensión también el cuerpo efectúa una rotación externa (durante la flexión) y se ensancha y se alarga (a través de la duramadre arrastra al sacro y lo verticaliza, deshaciendo o suavizando las curvaturas fisiológicas de la columna, después, pasa a una posición neutra o inactiva antes de pasar al movimiento de extensión.


Si unimos los huesos pares de la periferia y los huesos de la línea central encontraremos que el movimiento respiratorio primario (MRP) tiene un ritmo (de 3 a 6 ciclos por minuto o 14 seg aproximadamente) cambia la forma y las dimensiones del cráneo:
En conjunto tenemos que, durante la flexión esfenobasilar (SEB) el esfenoides se inclina hacia delante haciendo que su parte posterior se eleve y las apófisis pterigoides se desplacen hacia abajo. Al mismo tiempo, el occipital va en sentido contrario al esfenoides, elevando su porción basilar y descendiendo las escamas y las porciones laterales. El etmoides gira en dirección contraria al esfenoides pero en la misma dirección que el occipital. El vómer se desplaza hacia abajo por la acción del esfenoides ya que, la parte anterior del esfenoides también se desplaza de esta manera.
Durante la extensión esfenobasilar, los movimientos invierten, los huesos pares realizan una rotación interna y los huesos de la línea central invierten los movimientos descritos con anterioridad.
Nayra Megido Guerra.
Cedesna, Curso Diplomado Superior en Osteopatía. Módulo D. Enero 2014.

Osteopatía Craneal 7 años 9 meses antes #103

  • jose francisco galvez ruiz
  • Avatar de jose francisco galvez ruiz
  • Visitante
  • Visitante
DEBATE DE MOVIMIENTO CRANEAL
Leído el trabajo de la compañera Nayra:
Salvo que lo repitamos, me parece un trabajo muy completo, solo objetar que el Esfenoides no empuja a los palestinos !!los pobres!!
Como ya se ha comentado el descubridor de los movimientos de los huesos del cráneo fue el doctor w. Sutterland, que dedico la mayor parte de su vida a estudiar este movimiento utilizando su propio cráneo como conejillo de Indias, mediante unas correas llevaba los huesos mediante compresión a un estado patológico para sentir los síntomas y después procedía a restaurar el movimiento mediante manipulaciones en tipo de palanca sobre los extremos de los diferentes huesos hasta restablecer su movimiento primario.
PACO GALVEZ.
cedesna curso diplomado superior osteopatia modulo D: enero de 2014

Osteopatía Craneal 7 años 9 meses antes #118

  • Selma Juarez
  • Avatar de Selma Juarez
  • Visitante
  • Visitante
Lei las maravillosas redacciones de nayra y paco y me gustaron. No les voy a dar puntuación aunque se nos haya pedido porque no tengo el conocimiento que tienen ellos.

De todas formas mi opinión o punto de vista es muy diferente a ellos puesto que tengo o he adquirido a lo largo de mi camino lo que llevo encima. Estoy experimentando la terapia craneosacral o todo lo que tengo que ver con este curso de manera espiritual y no tanto desde lo físico como mis compañeros, tampoco es que sea mejor ni peor sino diferente e igual de valido. Según Sutherland nuestro movimiento respiratorio primario parte de la base del valiosísimo "aliento vital", nunca mejor dicho porque sin aliento no tenemos nada. Para mi, el experimentar y comprender esta terapia y en lo que consiste me ha abierto mas a lo físico, además de lo espiritual. Veo que una vez mas la inteligencia del cuerpo es asombrosa. Todo el movimiento desde el cráneo, suturas, esfenoides, etmoides, etc., etc., esta tan bien sincronizado que cuando uno como facilitador empieza a conectar o darse cuenta de su existencia tiene sentido el funcionamiento equilibrado o disfuncional. Todo esta relacionado. Voy a seguir poniendo interés y tiempo para seguir entendiendo mejor este movimiento.




Selma Juarez

Curso Terapia Craneo Sacral de Cedesna

Osteopatía Craneal 7 años 9 meses antes #119

  • Rita
  • Avatar de Rita
  • Visitante
  • Visitante
Leídos los comentarios de mis compañeros, como bien redactan; el doctor W. Sutherland fue el creador de la osteopatía y Taylor still siguió investigando sobre los movimientos y manipulaciones para poder nosotros mismos "sanar" nuestro cuerpo.
Ellos a la vez que investigaban probaban en sí mismo lo investigado y veía que eran resultados favorables.
El cráneo realiza muchísimos movimientos, coordinados todos desde el cráneo hasta el sacro-coxis.
Cuando inspiramos y espiramos realizamos movimientos de flexión y extensión en el cráneo y a su vez una rotación externa e interna de los mismos.
Todos los huesos craneales van interrelacionados por sí mismos por los movimientos mencionados con antelación.
Uno de los huesos más importantes en este movimiento es el esferoides que gira alrededor de su eje arrastrando a la silla turca hacia arriba y hacia delante, la extremidad anterior hacia abajo y la extremidad posterior hacia arriba y a su vez vuelve a su posición neutra en la extensión o espiración.
Un terapeuta como es un osteópata puede diagnosticar una patología, colocando sus manos en el cráneo y sintiendo sus movimientos, sintiendo con la yema de sus dedos mediante una presión muy sutil si alguna parte de su cuerpo padece alguna patología, como una descordinación de movimientos y a su vez poder manipularlos para poder lograr una mejoría inmediata.
En mi opinión personal, desde que estoy aprendiendo a realizar esta terapia, es impresionante sentir, palpar todo lo que nuestro cuerpo o el de un paciente nos puede llegar a decir con solo sentirlo y aprender a escucharlo. Lo que más me llama la atención de esta terapia es todo lo que se puede lograr con ella sin necesidad de ir más allá.
Rita Maria Rodriguez Diplomado superior osteopatía Módulo C.

Osteopatía Craneal 7 años 9 meses antes #122

  • Maria Angeles Arbelo Melian
  • Avatar de Maria Angeles Arbelo Melian
  • Visitante
  • Visitante
:cheer: DEBATE DEL MOVIMIENTO CRANEAL
Aunque algunos de mis compañeros han hecho una descripción bastante completa de dicho movimiento, yo voy a intentar complementar un poco lo que yo he entendido del mismo de forma resumida. Los huesos del cráneo son maleables, el cráneo posee una micromovilidad. Mediante la respiración entendemos por flexión la expansión del mismo y por extensión la retracción, movimientos que ya han sido explicados con detalles por algunos de mis compañeros y que son palpables por unas manos experimentadas. Como ya han mencionado algunos de mis compañeros fue Sutherland quien descubrió mediante la observación y la palpación las propiedades de los movimientos craneales. Descubrió un movimiento en las suturas craneales y un impulso lento y rítmico en el interior del cráneo, Movimiento Respiratorio Primario. Una onda que podía sentirse a nivel cráneo, sacro y a nivel de todas las cadenas musculares y aponeuróticas cuya función era independiente. Esta pulsación rítmica y sutil que emerge de los tejidos y fluidos del núcleo del cuerpo, puede sentirse igual que el ritmo cardiovascular y el respiratorio. Pero posee la característica de que se puede evaluar y corregir a través de la palpación. Es la expresión de vida en el cuerpo. Estos movimientos son palpables en cualquier parte del organismo aunque hay zonas donde se pueden detectar con mayor facilidad. El terapeuta o facilitador capta mediante el tacto estos movimientos o las restricciones o anomalías de los mismo y es capaz de restablecer el movimiento normal de todas esas zonas mejorando la función de movimiento en las mismas. Para sentir el movimiento craneal es necesario dejarse llevar y escuchar lo que el cuerpo tiene necesidad de expresar sin poner pautas ni forzar respuestas. Conociendo el movimiento craneal y a prendiendo a detectar su anomalías y restricciones, podremos mejorar o incluso corregir mediante el mismo muchas patologías en diferentes aspectos, físicos, emocionales, etc…
Ángeles Arbelo Melián Diplomado Superior Osteopatía Módulo D
  • Página:
  • 1
  • 2
  • 3
Tiempo de carga de la página: 0.380 segundos
Position: custom_7
Style: outline

Aquí puedes localizarnos!!!!

Dónde estamos?

Puedes encontrarnos en Xàtiva (Valencia). Estamos desde lunes a viernes.
Cedesna
Calle Porta de Sant Miquel, 15
46800 - Xàtiva (Valencia)


+34 962 283 650               
+34 692 696 448 
 
   
 
 
CONTAC