+34 962283650 Calle Portal de San Miguel, 15 bajo

Buscar en la web

Registrar

Pizza

No todas las pizzas son malas para la salud, pero la mayoría que se venden congeladas en los supermercados están llenas de acondicionadores de masa artificiales y conservantes. Fabricadas de harina blanca, tales son absorbidos por el cuerpo y transformadas en azúcar puro, causando el aumento de peso y el desequilibrio de los niveles de glucosa en sangre.

Papas fritas

Papas fritas contienen no sólo grasas trans, que tienen relación con una larga lista de enfermedades, sino también son una de las más potentes agentes carcinógenas presentes en los alimentos: acrilamida, que se forma cuando las patatas blancas se calientan a altas temperaturas. Además, la mayoría de los aceites utilizados para freír las papas se vuelven rancios en presencia de oxígeno o a altas temperaturas, estos alimentos pueden causar inflamación en el cuerpo y agravar las enfermedades cardíacas, el cáncer y la artritis.

Snacks de papa

Además de causar todos los daños que las papas fritas comunes causan, no traen ningún beneficio nutricional, estos alimentos conocidos como bocaditos, contienen niveles más altos de acrilamida que es también un carcinógeno.

Tocino

El consumo diario de carnes procesadas, como tocinos, pueden aumentar el riesgo de enfermedad del corazón en un 42% y la diabetes en un 19%. Un estudio de la Universidad de Columbia también ha encontrado que el consumo de 14 porciones de tocino por mes pueden dañar la función pulmonar y aumentar el riesgo de enfermedades relacionadas con este órgano.

 Hot Dogs

Un estudio realizado por la Universidad de Hawaii, demostró que el consumo de hotdogs y otras carnes procesadas pueden aumentar el riesgo de cáncer de páncreas en un 67%. Un ingrediente que se encuentra tanto en los hotdogs como en el tocino es el nitrito de sodio, un agente carcinógeno asociado a enfermedades tales como la leucemia infantil y los tumores cerebrales en los bebés. Otros estudios indican que esta sustancia puede desencadenar el cáncer colorrectal.

Donas

Entre el 35% y el 40% de la composición de donuts son de grasas trans, “el peor tipo de grasa que se puede comer”, dice la nutricionista. Esta sustancia está relacionada con enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y el cáncer. Para empeorar, estos alimentos están llenos de aditivos de azúcar, acondicionadores de masa artificial y contienen un promedio de 300 calorías cada una.

Refrescos de Cola

Según una encuesta realizada por el Dr. Joseph Mercola, “una lata de cola (soda) tiene un promedio de 10 cucharaditas de azúcar, 150 calorías, 30 a 55 mg de cafeína, además de tener colores artificiales y sulfitos.” “Eso debería hacerlo pensar sobre su consumo “, dice el nutricionista.
Por otra parte, esta bebida es muy ácida, 30 vasos de agua son requeridos para neutralizar la acidez lo que puede ser muy peligroso para los riñones. Para finalizar, ella informa que los huesos actúan como un reservorio de minerales como el calcio, que se vierten en la sangre para ayudar a neutralizar la acidez causada por el refrigerante, el debilitamiento de los huesos puede conducir a enfermedades como la osteoporosis, la obesidad y las enfermedades del corazón.

Soda de Dieta

La soda de dieta es mi elección para la peor comida de todos los tiempos. Además de tener todos los problemas de refrescos tradicionales, versiones de dieta contienen aspartamo, que ahora se llama AminoSweet. Según una investigación realizada por Lynne Melcombe, esta sustancia está relacionada con una lista de enfermedades, tales como ataques de ansiedad, compulsión alimentar y por azúcar, defectos congénitos, ceguera, tumores cerebrales, dolor de pecho, mareos, depresión, epilepsia, fatiga, dolores de cabeza, migrañas, pérdida de la audición, palpitaciones, hiperactividad, insomnio, dolor en las articulaciones, problemas de aprendizaje, síndrome premenstrual, calambres musculares, problemas reproductivos e incluso la muerte.

Los efectos del aspartamo pueden confundirse con la enfermedad de Alzheimer, síndrome de fatiga crónica, epilepsia, virus de Epstein-Barr, la enfermedad de Huntington, la enfermedad de Lou Gehrig, síndrome de Lyme, enfermedad de Meniere, la esclerosis múltiple, y post polio. Es por eso que se le da a Premio Soda de Dieta (light) para peor comida de todos los tiempos.

La leche

La leche es un producto que genera mucosidad y flema en vías respiratorias además de generar problemas intestinales y gástricos a través de la caseína que no puede ser degradada por los humanos a partir de los dos años de edad.

La piel del rostro es particularmente vulnerable y propenso a los daños que ambientales, pero no son sólo los factores externos, como la radiación ultravioleta y la contaminación los que dañan nuestra piel.

Las hormonas tienen un papel muy importante, nuestro organismo depende de ellas para funcionar correctamente. Y dado que son tan importantes, su ausencia desequilibra distintas funciones de nuestro organismo. ¿Cómo podemos entonces equilibrar las hormonas a través de los alimentos?

 

Estos son algunos de los mejores alimentos para equilibrar las hormonas:

 

1. Aceite de coco. El aceite de coco es, sin duda, uno de los alimentos más eficaces para empezar a reequilibrar el organismo y obtener beneficios en la piel. Este aceite proporciona elementos esenciales para la producción de hormonas. Los estudios han demostrado que las personas que tienen una dieta rica en coco son algunas de las más sanas y jóvenes del mundo. Por ejemplo, los isleños de Tokelau, en el Pacífico Sur. La mejor manera de incorporarlo en la alimentación, es utilizándolo crudo.

2. Almendras. Las almendras son ricas en vitamina E, que ayuda a mejorar el aspecto y la condición de su piel; al tiempo que también ayuda a protegerla de los dañinos rayos UV del sol. Las almendras contienen zinc, que equilibra el estado de ánimo. La vitamina E también es un antioxidante que mantiene las arterias limpias del efecto dañino de los radicales libres.

3. Huevos. Se ha demostrado que los huevos aumentan los niveles de colesterol HDL. Este tipo de colesterol es de gran ayuda para el equilibrio de las hormonas. Los huevos también son una gran fuente de proteínas, ricos en vitaminas, colina, luteína, y yodo, que son importantes para el mantenimiento de una piel sana.

4. Alimentos integrales. Son alimentos ricos en vitaminas del complejo B que favorecen laproducción de células, volviendo más radiantea la piel y controlando los niveles de serotonina, la hormona también vinculado al estado de ánimo.

5. Agua de Coco. Dicen que la forma más eficaz de hidratarse es desde adentro hacia afuera, esta agua es rica en antioxidantes que ayudan a mantener alejados los radicales libres.

6. Té verde. Esta bebida calmante es rica en antioxidantes; distintos estudios han demostrado que los compuestos polifenólicos presentes en el té verde tienen propiedades anti-inflamatorias y ayudan en la lucha contra el cáncer de piel.

7. Brócoli. Promueve el equilibrio hormonal del cuerpo, es rico en vitamina C y vitamina E, ayuda en la producción de colágeno y en la protección contra los rayos UV.

8. Naranjas. Las naranjas tienen un alto contenido de vitamina C necesaria para crear colágeno y ayudar a detener los radicales libres.

9. Aguacate. Alimento hidratante, sus omega 9 ayudan a reparar las células dañadas de la piel, aliviando el enrojecimiento y la irritación. Es rico en fibra, potasio, magnesio, ácido fólico y vitamina E, C y B, todos elementos necesarios para mantener el equilibrio hormonal del organismo.

10. Vegetales de hojas verdes. Los vegetales de hojas verde oscuro como el brócoli y lasespinacas tienen muchos antioxidantes contra el envejecimiento y altos niveles de luteína, que hidrata la piel y mejora su elasticidad.

11. Ajo. El ajo contiene alicina, que ayuda a eliminar las bacterias y virus dañinos del cuerpo, incluyendo el acné y otras infecciones de la piel.

12. Chocolate oscuro. Hidrata la piel, reduce el enrojecimiento y las arrugas. Los flavonoles del cacao ayudan contra la fatiga y los efectos del envejecimiento. Además reduce las hormonas del estrés.

13. Kiwi. Una fruta rica en vitamina C, potasio y un excelente antioxidante.

14. Green Tea. Esta bebida calmante es rica en antioxidantes; distintos estudios han demostrado que los compuestos polifenólicos presentes en el té verde tienen propiedades anti-inflamatorias y ayudan en la lucha contra el cáncer de piel.

15. Nueces. Hay una razón por la cual las nueces se asemejan en su forma al cerebro, porque están vinculados a la memoria, y son conocidas como el alimento para la mente. Con sólo un cuarto de taza de nueces, aumentamos los niveles de melatonina y serotonina. Estos dos neurotransmisores están relacionados con el estado de ánimo, el sueño y las funciones cognitivas. Además de esto, las nueces son ricas en vitaminas del complejo B que ayudan a que la piel se sienta más suave, el cabello y los ojos se vean más brillantes; y los huesos estén fuertes.

 

 

  

Durante un tiempo se pensó que la bacteria relacionada con la caries era solo una, elstreptococcus mutans. Se creía que la acción de este microorganismo producía el ácido que ataca y rompe el esmalte de los dientes.

En la primera mitad del siglo pasado los médicos pensaban que si se acababa con este microorganismo, se podía terminar con la enfermedad, pero estaban equivocados. Estudios recientes señalan que la caries involucra un número elevado de bacterias diferentes. El reto es identificar cuáles son esas bacterias contra las que hay que luchar.

Alex Mira, jefe del Laboratorio de Microbioma Oral del Centro Superior de Investigación en Salud Pública, en España, investiga la relación entre los cambios en este ecosistema microbiano y la aparición de enfermedades.

Hogar de microorganismos

Algunas partes del cuerpo como la piel, los orificios nasales, los tractos gastrointestinal y urogenital, así como la cavidad oral son el hogar natural de bacterias que conviven armónicamente con el organismo humano. Tan solo en la boca, hay cerca de 700 especies de bacterias, pero solo algunas de ellas son responsables de las caries, por eso es muy complicado terminar con esta enfermedad, comentó Alex Mira durante su visita a México.

Para estudiar la relación entre las comunidades de bacterias que habitan la boca y la aparición de caries, en su laboratorio se tomaron muestras de placa dental sobre dientes sanos,  otras de la lesión inicial de caries que está sobre el esmalte y de la lesión de caries en dentina, que es el tejido vivo que hay debajo del esmalte.

Tras analizar estas muestras, los resultados revelaron que en la placa dental sana, había una mayor diversidad de  bacterias que las que hay en una caries. La hipótesis es que en las lesiones, se produce un micro ambiente en el que pocas bacterias pueden sobrevivir.

También llevaron a cabo exámenes de RNA, para saber qué bacterias producían más ribosomas, lo que significa que están más activas en la cavidad oral. En muestras de caries en dentina, se observó que son unas cuantas las que están activas y que están contribuyendo a la enfermedad.

Bacterias anticaries

Aunque la caries es una enfermedad muy extendida, entre el 10 y el 20 por ciento de la población nunca la padece. Esto llevó a los expertos en genómica a plantearse la posibilidad de que tuvieran en su boca ciertas bacterias que los protejan contra otras causantes de caries.

Alex Mira comentó que la idea surgió cuando una estudiante del laboratorio, una de estas afortunadas personas que nunca tienen caries, dijo que su novio antes tenía caries, pero desde que estaba con ella ya no la padecía. Eso los llevó a pensar que a través de la saliva, en los besos, le estaba compartiendo a su novio las bacterias que la protegían de la caries.

En experimentos posteriores, se observó que algunas bacterias benéficas producían sustancias antibióticas naturales que atacan a otras bacterias, precisamente a las que causan la caries. Se identificaron incluso las sustancias que estaban produciendo la inhibición, se trata de péptidos antimicrobianos que se producen como parte de la lucha biológica entre las comunidades de bacterias.

El Laboratorio de Microbioma Oral del Centro Superior de Investigación en Salud Pública, ya ha patentado las bacteriocinas que inhiben la caries y estudian la factibilidad económica de ponerlas en una pasta de dientes o en un alimento y comercializarlas.

Paralelamente trabajan en la elaboración de listas de bacterias que están implicadas en el desarrollo de la caries y que podrían funcionar como biomarcadores de la enfermedad indicando el riesgo que tiene una persona de presentarla. Alex mira destacó que identificar a las bacterias que están involucradas en la enfermedad también podría servir para preparar vacunas u otras estrategias antimicrobianas.

Naix’ieli Castillo, DGDC-UNAM

Durante un tiempo se pensó que la bacteria relacionada con la caries era solo una, elstreptococcus mutans. Se creía que la acción de este microorganismo producía el ácido que ataca y rompe el esmalte de los dientes.

En la primera mitad del siglo pasado los médicos pensaban que si se acababa con este microorganismo, se podía terminar con la enfermedad, pero estaban equivocados. Estudios recientes señalan que la caries involucra un número elevado de bacterias diferentes. El reto es identificar cuáles son esas bacterias contra las que hay que luchar.

Alex Mira, jefe del Laboratorio de Microbioma Oral del Centro Superior de Investigación en Salud Pública, en España, investiga la relación entre los cambios en este ecosistema microbiano y la aparición de enfermedades.

Hogar de microorganismos

Algunas partes del cuerpo como la piel, los orificios nasales, los tractos gastrointestinal y urogenital, así como la cavidad oral son el hogar natural de bacterias que conviven armónicamente con el organismo humano. Tan solo en la boca, hay cerca de 700 especies de bacterias, pero solo algunas de ellas son responsables de las caries, por eso es muy complicado terminar con esta enfermedad, comentó Alex Mira durante su visita a México.

Para estudiar la relación entre las comunidades de bacterias que habitan la boca y la aparición de caries, en su laboratorio se tomaron muestras de placa dental sobre dientes sanos,  otras de la lesión inicial de caries que está sobre el esmalte y de la lesión de caries en dentina, que es el tejido vivo que hay debajo del esmalte.

Tras analizar estas muestras, los resultados revelaron que en la placa dental sana, había una mayor diversidad de  bacterias que las que hay en una caries. La hipótesis es que en las lesiones, se produce un micro ambiente en el que pocas bacterias pueden sobrevivir.

También llevaron a cabo exámenes de RNA, para saber qué bacterias producían más ribosomas, lo que significa que están más activas en la cavidad oral. En muestras de caries en dentina, se observó que son unas cuantas las que están activas y que están contribuyendo a la enfermedad.

Bacterias anticaries

Aunque la caries es una enfermedad muy extendida, entre el 10 y el 20 por ciento de la población nunca la padece. Esto llevó a los expertos en genómica a plantearse la posibilidad de que tuvieran en su boca ciertas bacterias que los protejan contra otras causantes de caries.

Alex Mira comentó que la idea surgió cuando una estudiante del laboratorio, una de estas afortunadas personas que nunca tienen caries, dijo que su novio antes tenía caries, pero desde que estaba con ella ya no la padecía. Eso los llevó a pensar que a través de la saliva, en los besos, le estaba compartiendo a su novio las bacterias que la protegían de la caries.

En experimentos posteriores, se observó que algunas bacterias benéficas producían sustancias antibióticas naturales que atacan a otras bacterias, precisamente a las que causan la caries. Se identificaron incluso las sustancias que estaban produciendo la inhibición, se trata de péptidos antimicrobianos que se producen como parte de la lucha biológica entre las comunidades de bacterias.

El Laboratorio de Microbioma Oral del Centro Superior de Investigación en Salud Pública, ya ha patentado las bacteriocinas que inhiben la caries y estudian la factibilidad económica de ponerlas en una pasta de dientes o en un alimento y comercializarlas.

Paralelamente trabajan en la elaboración de listas de bacterias que están implicadas en el desarrollo de la caries y que podrían funcionar como biomarcadores de la enfermedad indicando el riesgo que tiene una persona de presentarla. Alex mira destacó que identificar a las bacterias que están involucradas en la enfermedad también podría servir para preparar vacunas u otras estrategias antimicrobianas.

- See more at: http://campusmexico.mx/2014/04/09/afortunados-que-nunca-padeceran-caries/#sthash.wOUngTYB.dpuf
Naix’ieli Castillo, DGDC-UNAM

Durante un tiempo se pensó que la bacteria relacionada con la caries era solo una, elstreptococcus mutans. Se creía que la acción de este microorganismo producía el ácido que ataca y rompe el esmalte de los dientes.

En la primera mitad del siglo pasado los médicos pensaban que si se acababa con este microorganismo, se podía terminar con la enfermedad, pero estaban equivocados. Estudios recientes señalan que la caries involucra un número elevado de bacterias diferentes. El reto es identificar cuáles son esas bacterias contra las que hay que luchar.

Alex Mira, jefe del Laboratorio de Microbioma Oral del Centro Superior de Investigación en Salud Pública, en España, investiga la relación entre los cambios en este ecosistema microbiano y la aparición de enfermedades.

Hogar de microorganismos

Algunas partes del cuerpo como la piel, los orificios nasales, los tractos gastrointestinal y urogenital, así como la cavidad oral son el hogar natural de bacterias que conviven armónicamente con el organismo humano. Tan solo en la boca, hay cerca de 700 especies de bacterias, pero solo algunas de ellas son responsables de las caries, por eso es muy complicado terminar con esta enfermedad, comentó Alex Mira durante su visita a México.

Para estudiar la relación entre las comunidades de bacterias que habitan la boca y la aparición de caries, en su laboratorio se tomaron muestras de placa dental sobre dientes sanos,  otras de la lesión inicial de caries que está sobre el esmalte y de la lesión de caries en dentina, que es el tejido vivo que hay debajo del esmalte.

Tras analizar estas muestras, los resultados revelaron que en la placa dental sana, había una mayor diversidad de  bacterias que las que hay en una caries. La hipótesis es que en las lesiones, se produce un micro ambiente en el que pocas bacterias pueden sobrevivir.

También llevaron a cabo exámenes de RNA, para saber qué bacterias producían más ribosomas, lo que significa que están más activas en la cavidad oral. En muestras de caries en dentina, se observó que son unas cuantas las que están activas y que están contribuyendo a la enfermedad.

Bacterias anticaries

Aunque la caries es una enfermedad muy extendida, entre el 10 y el 20 por ciento de la población nunca la padece. Esto llevó a los expertos en genómica a plantearse la posibilidad de que tuvieran en su boca ciertas bacterias que los protejan contra otras causantes de caries.

Alex Mira comentó que la idea surgió cuando una estudiante del laboratorio, una de estas afortunadas personas que nunca tienen caries, dijo que su novio antes tenía caries, pero desde que estaba con ella ya no la padecía. Eso los llevó a pensar que a través de la saliva, en los besos, le estaba compartiendo a su novio las bacterias que la protegían de la caries.

En experimentos posteriores, se observó que algunas bacterias benéficas producían sustancias antibióticas naturales que atacan a otras bacterias, precisamente a las que causan la caries. Se identificaron incluso las sustancias que estaban produciendo la inhibición, se trata de péptidos antimicrobianos que se producen como parte de la lucha biológica entre las comunidades de bacterias.

El Laboratorio de Microbioma Oral del Centro Superior de Investigación en Salud Pública, ya ha patentado las bacteriocinas que inhiben la caries y estudian la factibilidad económica de ponerlas en una pasta de dientes o en un alimento y comercializarlas.

Paralelamente trabajan en la elaboración de listas de bacterias que están implicadas en el desarrollo de la caries y que podrían funcionar como biomarcadores de la enfermedad indicando el riesgo que tiene una persona de presentarla. Alex mira destacó que identificar a las bacterias que están involucradas en la enfermedad también podría servir para preparar vacunas u otras estrategias antimicrobianas.

- See more at: http://campusmexico.mx/2014/04/09/afortunados-que-nunca-padeceran-caries/#sthash.wOUngTYB.dpuf
Naix’ieli Castillo, DGDC-UNAM

Durante un tiempo se pensó que la bacteria relacionada con la caries era solo una, elstreptococcus mutans. Se creía que la acción de este microorganismo producía el ácido que ataca y rompe el esmalte de los dientes.

En la primera mitad del siglo pasado los médicos pensaban que si se acababa con este microorganismo, se podía terminar con la enfermedad, pero estaban equivocados. Estudios recientes señalan que la caries involucra un número elevado de bacterias diferentes. El reto es identificar cuáles son esas bacterias contra las que hay que luchar.

Alex Mira, jefe del Laboratorio de Microbioma Oral del Centro Superior de Investigación en Salud Pública, en España, investiga la relación entre los cambios en este ecosistema microbiano y la aparición de enfermedades.

Hogar de microorganismos

Algunas partes del cuerpo como la piel, los orificios nasales, los tractos gastrointestinal y urogenital, así como la cavidad oral son el hogar natural de bacterias que conviven armónicamente con el organismo humano. Tan solo en la boca, hay cerca de 700 especies de bacterias, pero solo algunas de ellas son responsables de las caries, por eso es muy complicado terminar con esta enfermedad, comentó Alex Mira durante su visita a México.

Para estudiar la relación entre las comunidades de bacterias que habitan la boca y la aparición de caries, en su laboratorio se tomaron muestras de placa dental sobre dientes sanos,  otras de la lesión inicial de caries que está sobre el esmalte y de la lesión de caries en dentina, que es el tejido vivo que hay debajo del esmalte.

Tras analizar estas muestras, los resultados revelaron que en la placa dental sana, había una mayor diversidad de  bacterias que las que hay en una caries. La hipótesis es que en las lesiones, se produce un micro ambiente en el que pocas bacterias pueden sobrevivir.

También llevaron a cabo exámenes de RNA, para saber qué bacterias producían más ribosomas, lo que significa que están más activas en la cavidad oral. En muestras de caries en dentina, se observó que son unas cuantas las que están activas y que están contribuyendo a la enfermedad.

Bacterias anticaries

Aunque la caries es una enfermedad muy extendida, entre el 10 y el 20 por ciento de la población nunca la padece. Esto llevó a los expertos en genómica a plantearse la posibilidad de que tuvieran en su boca ciertas bacterias que los protejan contra otras causantes de caries.

Alex Mira comentó que la idea surgió cuando una estudiante del laboratorio, una de estas afortunadas personas que nunca tienen caries, dijo que su novio antes tenía caries, pero desde que estaba con ella ya no la padecía. Eso los llevó a pensar que a través de la saliva, en los besos, le estaba compartiendo a su novio las bacterias que la protegían de la caries.

En experimentos posteriores, se observó que algunas bacterias benéficas producían sustancias antibióticas naturales que atacan a otras bacterias, precisamente a las que causan la caries. Se identificaron incluso las sustancias que estaban produciendo la inhibición, se trata de péptidos antimicrobianos que se producen como parte de la lucha biológica entre las comunidades de bacterias.

El Laboratorio de Microbioma Oral del Centro Superior de Investigación en Salud Pública, ya ha patentado las bacteriocinas que inhiben la caries y estudian la factibilidad económica de ponerlas en una pasta de dientes o en un alimento y comercializarlas.

Paralelamente trabajan en la elaboración de listas de bacterias que están implicadas en el desarrollo de la caries y que podrían funcionar como biomarcadores de la enfermedad indicando el riesgo que tiene una persona de presentarla. Alex mira destacó que identificar a las bacterias que están involucradas en la enfermedad también podría servir para preparar vacunas u otras estrategias antimicrobianas.

- See more at: http://campusmexico.mx/2014/04/09/afortunados-que-nunca-padeceran-caries/#sthash.wOUngTYB.dpuf
Naix’ieli Castillo, DGDC-UNAM

Durante un tiempo se pensó que la bacteria relacionada con la caries era solo una, elstreptococcus mutans. Se creía que la acción de este microorganismo producía el ácido que ataca y rompe el esmalte de los dientes.

En la primera mitad del siglo pasado los médicos pensaban que si se acababa con este microorganismo, se podía terminar con la enfermedad, pero estaban equivocados. Estudios recientes señalan que la caries involucra un número elevado de bacterias diferentes. El reto es identificar cuáles son esas bacterias contra las que hay que luchar.

Alex Mira, jefe del Laboratorio de Microbioma Oral del Centro Superior de Investigación en Salud Pública, en España, investiga la relación entre los cambios en este ecosistema microbiano y la aparición de enfermedades.

Hogar de microorganismos

Algunas partes del cuerpo como la piel, los orificios nasales, los tractos gastrointestinal y urogenital, así como la cavidad oral son el hogar natural de bacterias que conviven armónicamente con el organismo humano. Tan solo en la boca, hay cerca de 700 especies de bacterias, pero solo algunas de ellas son responsables de las caries, por eso es muy complicado terminar con esta enfermedad, comentó Alex Mira durante su visita a México.

Para estudiar la relación entre las comunidades de bacterias que habitan la boca y la aparición de caries, en su laboratorio se tomaron muestras de placa dental sobre dientes sanos,  otras de la lesión inicial de caries que está sobre el esmalte y de la lesión de caries en dentina, que es el tejido vivo que hay debajo del esmalte.

Tras analizar estas muestras, los resultados revelaron que en la placa dental sana, había una mayor diversidad de  bacterias que las que hay en una caries. La hipótesis es que en las lesiones, se produce un micro ambiente en el que pocas bacterias pueden sobrevivir.

También llevaron a cabo exámenes de RNA, para saber qué bacterias producían más ribosomas, lo que significa que están más activas en la cavidad oral. En muestras de caries en dentina, se observó que son unas cuantas las que están activas y que están contribuyendo a la enfermedad.

Bacterias anticaries

Aunque la caries es una enfermedad muy extendida, entre el 10 y el 20 por ciento de la población nunca la padece. Esto llevó a los expertos en genómica a plantearse la posibilidad de que tuvieran en su boca ciertas bacterias que los protejan contra otras causantes de caries.

Alex Mira comentó que la idea surgió cuando una estudiante del laboratorio, una de estas afortunadas personas que nunca tienen caries, dijo que su novio antes tenía caries, pero desde que estaba con ella ya no la padecía. Eso los llevó a pensar que a través de la saliva, en los besos, le estaba compartiendo a su novio las bacterias que la protegían de la caries.

En experimentos posteriores, se observó que algunas bacterias benéficas producían sustancias antibióticas naturales que atacan a otras bacterias, precisamente a las que causan la caries. Se identificaron incluso las sustancias que estaban produciendo la inhibición, se trata de péptidos antimicrobianos que se producen como parte de la lucha biológica entre las comunidades de bacterias.

El Laboratorio de Microbioma Oral del Centro Superior de Investigación en Salud Pública, ya ha patentado las bacteriocinas que inhiben la caries y estudian la factibilidad económica de ponerlas en una pasta de dientes o en un alimento y comercializarlas.

Paralelamente trabajan en la elaboración de listas de bacterias que están implicadas en el desarrollo de la caries y que podrían funcionar como biomarcadores de la enfermedad indicando el riesgo que tiene una persona de presentarla. Alex mira destacó que identificar a las bacterias que están involucradas en la enfermedad también podría servir para preparar vacunas u otras estrategias antimicrobianas.

- See more at: http://campusmexico.mx/2014/04/09/afortunados-que-nunca-padeceran-caries/#sthash.wOUngTYB.dpuf

Subcategorías

Artículos para profesionales de la sanidad.

Position: custom_7
Style: outline

Dónde estamos?

Puedes encontrarnos en Xátiva, Algemesí y Valencia. Estamos desde lunes a viernes.
Cedesna
Calle Porta de Sant Miquel, 15
46800 - Xàtiva (Valencia)

Calle San Vicente Martir, 85-1 izq
46007 - Valencia

Avda Generalitat Valenciana, 7-1ª
46670  Algemesí (Valencia)
+34 962 283 650               
+34 692 696 448 
 
   
 
 
CONTAC