+34 962283650 Calle Portal de San Miguel, 15 bajo

Buscar en la web

Registrar

Los dolores lumbares (16,3%) y cervicales (14,2%) son las patologías que más se diagnostican en España en mayores de 16 años, únicamente por detrás de la hipertensión arterial, que encabeza este ranking, según los resultados de la última Encuesta Europea de Salud en España, realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) con datos de 2009.

Así que la suma de los dos asciende a un  30.5%,  una cifra a tener en cuenta, estos datos pertenecen a estos dos diagnósticos, pero en la espalda hay más patologías: dorsalgias, parestesias, parepsias etc….

La Osteopatía es una técnica indolora en la que aplicando ciertas presiones y movilizaciones previo diagnóstico osteopático realizado por un profesional cualificado hace que nuestro organismo vuelva a recuperar la homeostasis perdida a raíz de las interferencias ocasionadas por los bloqueos articulares o mecánicos.  La Osteopatía es curativa, pero debería ser preventiva más que curativa, con esto quiero decir que es importante saber que un Osteópata cualificado puede diagnosticar una lesión mecánica de

un segmento vertebral sin que en ese momento le esté produciendo síntomas al paciente. En nuestra clínica, tenemos cada vez  más personas que entienden el concepto “PREVENCIÓN”, algunos por convicción,  otros por reincidencia, la mayoría de nuestros clientes tienen claro que: más vale prevenir que curar.

 

Como he señalado anteriormente la mayoría de los españoles tienen o tendrán en algún momento de su vida problemas de espalda, la Osteopatía es un buen remedio para eliminar estos problemas, la mayoría de nuestros pacientes así lo aseguran y en sus organismos pueden contemplar la mejora de sus síntomas en pocos días e incluso en algunos casos, en pocas horas.

Los antiinflamatorios o analgésicos obedecen a un denominador común: el de desinflamar o calmar, pero nunca ejercen una función tácita sobre la causa que provoca este proceso. La Osteopatía tiene la particularidad más importante dentro de un tratamiento, y es el de llegar hasta la etiología, es decir, “la causa”. Eliminando la causa,  el dolor o la inflamación desaparecen,  pero no sólo desaparece el dolor que es lo que “Duele”, sino está desapareciendo la posible recaída o recidiva, el proceso degenerativo que se produce por el tiempo en el que la estructura está trabajando inadecuadamente y la sentencia de la intervención quirúrgica que sería protocolizada al final de un proceso degenerativo.

Así pues, esta técnica puede no solo aliviar sino eliminar la raíz del dolor de espalda. Muchas veces me pregunto, si todas las personas que tienen problemas de espalda, visitaran al Osteópata no habrían tantos enfermos de dolor de espalda,  y otros males relacionados con esta patología.

Las personas que tienen estos problemas y algunos profesionales de la salud, no saben o no entienden muchas de las relaciones que tiene la columna vertebral con todo el organismo. El raquis es como la central eléctrica, cualquier cable o torreta afectada va a alterar un territorio del organismo,  como la electricidad en un supuesto caso afectaría a una calle de un pueblo o a una ciudad entera.

Debemos comprender que la sintomatología es la última manifestación de un problema y que éste es el resultado de las descompensaciones obtenidas a raíz de las complicadas adaptaciones del organismo por sobrevivir sin dolor (Posiciones o adaptaciones antiálgicas).  Los dolores o síntomas no deben ser punto de mira indiscutible de un diagnóstico, sino más bien ser como uno más dentro del abanico de posibilidades diagnósticas que nos ofrezca cada individuo. Un ejemplo muy claro es el del dolor de rodilla o también el de la condropatía rotuliana, una afección bastante habitual en el mundo en el que vivimos y que en la mayoría de los casos son adaptaciones que hay que corregir,  ya que de lo contrario no se podrá llegar a mejorar el dolor de rodilla.

Autor: Ismael Fuentes Cortés

Osteópata y Homeópata

¿Su bebé sufre cólicos con frecuencia?

La osteopatía, puede ser una alternativa natural y eficáz para aliviar y eliminar las alteraciones sufridas por el neonato, ayudando a que sus fuinciones intestinales naturales y fisiológicas puedan ser mejores.

La osteopatía representa una de las formas más eficaces de medicina natural, y es absolutamente inocua y carente de contraindicaciones. Esta disciplina está dirigida a la salud de la persona tratando de mejorar la homeostasis, siguiendo unas reglas y conceptos que determinan una praxis correcta y adecuada.

La osteopatía está indicada para pacientes de cualquier edad, pero es especialmente adecuada para los niños y los recién nacidos. Los pujos a los que se somete el pequeño durante el paso por el canal del parto tienden a comprimirle entre los huesos de la pelvis de la mamá, pero en realidad son los forceps, las presiones desmesuradas que producen en el vientre para ayudar a expulsar, los forceps, ventosa etc... sistemas antinaturales que pueden modificar estructuras tan maleables y tan delicadas que en muchas ocasiones repercuten diréctamente sobre la biomecánica y fisiología articular y visceral del niño.

- Sin embargo, con frecuencia, estas “distorsiones” (como las definen los osteópatas) no se resuelven solas y pueden influir en el bienestar del recién nacido, haciéndole más vulnerable a problemas de distinta naturaleza, que pueden afectar a otros órganos y estructuras.

- Si bien estas “distorsiones” se producen especialmente a nivel del cráneo, pueden crear alteraciones en cualquier parte del organismo. El cráneo es una estructura que como otras que se encuentran en las distintas partes del sistema pueden alterar a las conlindantes por procesos de adaptación. Así pues,  un bebé puede estar llorando no por cólicos intestinales,  sino por problemas de dolor de cabeza. Las manos hábiles del Osteópata tratarán las disfunciones producidas por las alteraciones de las estructuras dañadas y restablecerá el orden fisiológico del niño.

- La forma alterada del cráneo puede conducir asimetrías en la boca, creando trastornos de la succión, y, como consecuencia, influir en la erupción de los dientes o provocar modificaciones en la forma de las arcadas dentarias. Una succión anómala favorece la ingestión de grandes cantidades de aire, lo que, sumado a una alteración del tránsito de la comida desde la boca al intestino, puede provocar regurgitaciones frecuentes y abundantes, cólicos recurrentes y prolongados, así como diarrea o estreñimiento.

La Osteopatía es una alternativa a tener en cuenta para el tratamiento del cólico del niño.

Ismael Fuentes Cortés

Osteópata y Homeópata

La alergia es la enfermedad que se produce por el estado incompetente del organismo generando una reacción indiscriminada de sustancias inflamatorias fruto del contacto con los alérgenos. Es en el sistema inmunitario, o sistema defensivo del organismo humano donde se encuadra la alergia. Dicho sistema está constituido por un conjunto de células que se encuentran circulando por la sangre,  como formando parte de distintos órganos.

Su misión es fundamental: reconocer la entrada en nuestro cuerpo de elementos extraños y organizar la defensa frente a ellos. Esto se conoce como respuesta inmunitaria. Gracias a ella nuestro sistema inmunitario reconoce las bacterias o virus, agentes ajenos a nuestro organismo, como causantes de la infección. Si no fuera así, cualquier infección de las que sufrimos a lo largo de nuestra vida (una gripe o un resfriado) podría tener consecuencias fatales al no encontrar resistencia a su progresión. Según diversos ensayos publicados recientemente se  ha demostrado que el ácido linoléico conjugado CLA contribuye a mejorar el sistema defensivo del ser humano a la vez que dificulta el desarrollo del proceso alérgico por su capacidad de disminuir la síntesis de inmunoglobulinas tipo E (IgE), mediadoras de los procesos alérgicos atópicos, dermatitis, asma y rinitis.

Hay datos suficientes para pensar que los productos naturales generan cambios importantes en el organismo del enfermo que padece alergias. La Naturopatía, Homeopatía, Drenaje Linfático, Osteopatía, Medicina Ortomolecular etc... son terapias que si se combinan tienen efectos irrefutables que condicionan los estados patológicos alérgicos.

Vamos a centrarnos en las investigaciones realizadas sobre los ácidos grasos.

Un estudio paralelo ha demostrado que los ácidos grasos omega 3 (DHA y EPA) pueden transformarse en una serie de derivados llamados eicosanoides de la serie E.

Estas sustancias químicas ayudan a contrarrestar la acción lesiva que generan los mastocitos al desgranularse. En este proceso se libera histamina, un mediador  inmunológico  responsable de la inflamación en mucosa y epitelio. Cuando se es alérgico, el medicamento por excelencia que se prescribe es el antihistamínico, este va a provocar una eliminación o disminución de la histamina, siendo ésta productora de una inflamación. En pricipio puede sonar bien; (me eliminan la histamina y ya está). No es correcto, ya que con esta forma de actuar no se trata nada, sólo se trara el síntoma pero no la causa....

El estudio comprobó que la combinación de CLA y omega 3 ejerce una acción complementaria al evitar la formación de inmunoglobulinas E, frenando así los síntomas alérgicos.

Este estudio se hizo durante 12 semanas con un grupo de adultos comprendidos entre 25 y 50 años. Se les administraron 3 gramos de CLA y 2 gramos de omega 3.

El resultado fue un aumento de IgA e IgM, (inmunoglobulinas responsables de la acción protectora ante bacterias, virus y alergias), y una reducción de IgE (mediadora en la reacción atópica).

Sin desdeñar el hecho biológico cierto, de la reacción hiperreactiva antigénica de la inmunología clásica, para la medicina energética habría que considerar otros factores a la hora de analizar las patologías alérgicas. Como en otros casos, es un trastorno multifactorial, con una situación personal en cada sujeto. Es importante que se entienda a la enfermedad como una situación límite de posibles adversidades, enfermedades, trastornos etc pasados y que la manifestación actual no es sino, el vértice de una base que se ha ido creando a través del tiempo.

Existes razones para pensar en la relación de procesos emocionales, conscientes e inconscientes, alteraciones linfáticas, alteraciones yatrogéncias, alimenticias etc...

El estado inmunológico es lo primero en lo que hay que pensar; el historial defensivo del paciente, nos indicara cómo reacciona, que situaciones infecciosas han podido generar una sobrecarga de complejos inmunes;  también será importante el estudio inmunológico familiar, etc..

Análisis del cabello, de las heces, alimentario etc... van a corroborar el estado general del paciente, nos van a brindar herramientas y la metodología para concretar un tratamiento individualizado de cada paciente.

Analizaremos el historial vital del sujeto, su dieta, las alteraciones en el proceso digestivo (conocer intolerancias o disfunciones digestivas dependientes al consumo de alimentos), las adicciones alimenticias y los hábitos tradicionales en costumbres dietéticas de su entorno.

Toda esta información puede facilitarnos múltiples datos sobre la situación toxicológica del paciente, de la posible reacción inmunológica alimenticia, y la posibilidad de formación de moléculas, especialmente peptídicas, que pueden deformar la síntesis y el comportamiento de los mecanismos inmunológicos.

Las medicaciones consumidas, especialmente vacunas, antibióticos, esteroides, durante periodos importantes, o masivamente, seguramente han modificado el comportamiento reactivo inmunológico y, por consiguiente, favorecerán una sensibilidad acentuada. El estado emocional del paciente; su capacidad de adaptación, su análisis de la existencia, se convierten en elementos que modifican el triangulo, neuro-endocrino-inmunológico, generando una desviación de la información reaccional del sistema inmune y originando una susceptibilidad hipersensible.

Por lo tanto, desde el punto de vista holístico, contemplamos a la alergia, como una particularidad reaccional del sistema inmunológico del paciente, considerando más el estado del mismo, que el elemento posiblemente desencadenante.

Los mecanismos inmunológicos son reales, pero, ¿ qué es lo que origina que un sujeto reaccione ante una molécula y otro no?, ¿Qué diferencia hay entre dos personas que tienen el mismo contacto ante cierta molécula?. Estas y otras muchas preguntas, no son del todo aclaradas desde la perspectiva de la alergología moderna, al menos de forma completa.

Las diferentes medicinas energéticas, consideran que hay que examinar siempre el factor del terreno, y que a través de este análisis, conoceremos la realidad de la salud de esa persona en particular.

La primera parte, de todo acto terapéutico naturista, es la corrección del terreno. En todos los procesos alérgicos, independientemente de que el desencadenante sea o no alimenticio, debemos comenzar por el reajuste dietético.

En todos los casos de alergia, hay que recomendar un plan alimenticio acorde con la constitución del sujeto y que genere la mínima producción de toxinas.


La capacidad digestiva será la responsable de la mayor o menor producción de toxinas, por tanto, todos aquellos alimentos que se digieren dificultosamente deben de ser eliminados, al menos al principio del tratamiento.

Entre los alimentos que más comúnmente pueden producir alteraciones en su digestión, y  favorecer la producción de péctidos salvajes, o  toxinas digestivas, se encuentran:

La leche y productos lácteos, la grasa animal, la grasa vegetal hidrogenada, saturadas o rancias (producción de factores proinflamatorios), carnes de cerdo y derivados, carnes con un alto contenido en anabolizantes o antibióticos, los cereales ricos en gluten (trigo, avena, cebada, centeno), el maíz, la soja, los azúcares de absorción inmediata, los edulcorantes artificiales, los productos alimenticios industriales ricos en colorantes (tetracina), el café, cacao y bebidas refrescantes. Igualmente, algunas frutas como los cítricos, kiwis, y  hortalizas solanáceas, pueden ser factores favorecedores de la inflamación.

En los pacientes alérgicos, un gran número, suelen tener alergias a los alimentos resellados, pero puede ser que exista sensibilidad a algún otro alimento, a estos pacientes es aconsejable someterles a un test de alergia alimenticia, con esta prueba se establecerá la dieta más adecuada.

bibliografía:

Fuente: h.j. song y col. “ los efectos de la suplementación de CLA sobre la función inmune” europea journal of clinic nutrition, 2005

{vimeo}11816801{/vimeo}

Subcategorías

Artículos para profesionales de la sanidad.

Position: custom_7
Style: outline

Aquí puedes localizarnos!!!!

Dónde estamos?

Puedes encontrarnos en Xátiva, Algemesí y Valencia. Estamos desde lunes a viernes.
Cedesna
Calle Porta de Sant Miquel, 15
46800 - Xàtiva (Valencia)

Calle San Vicente Martir, 85-1 izq
46007 - Valencia

Avda Generalitat Valenciana, 7-1ª
46670  Algemesí (Valencia)
+34 962 283 650               
+34 692 696 448 
 
   
 
 
CONTAC